La Alcaldía de Anolaima autorizó el traslado y lo que aseguran es que la persona fallecida en Facatativá era el padre de una concejal.

Hay indignación entre algunos residentes del municipio de Anolaima porque la Alcaldía Municipal, en cabeza del mandatario local Luis Hernando Martínez, autorizó el traslado del cuerpo de José Daniel Niño Pulido, persona que habría muerto por COVID-19 en el Hospital San Rafael de Facatativá.

La carta, fechada el 28 de enero de 2021, dice: “El suscrito alcalde del municipio de Anolaima, Cundinamarca, autoriza a ‘Exequiales Jerusalén SAS’  NIT 901049905-0  para transportar el cuerpo del señor José Daniel Niño Pulido desde el hospital de Facatativá hacia el cementerio local de Anolaima para su inhumación”.

Lo que dicen en Anolaima es que el fallecido era el padre de una concejal de este municipio y reclaman igualdad en el tratamiento de los pacientes que mueren de COVID-19, porque la generalidad es que quien muera de este virus, debe ser cremado y cumplir  unos protocolos estrictos.