Desde hace seis años la Fundación Cosechando Semillas para el Futuro ha gestionado donaciones para niños y niñas de bajos recursos en Soacha, todo ello con apoyo de personas naturales y jurídicas que han aportado al proyecto de dibujar sonrisas. Para este año, y  con la ayuda de la líder soachuna Sandra Acevedo, se llevaron regalos, ropa y un refrigerio a Brisas del Mirador en Altos de la Florida, y al Hospital Mario Gaitán Yanguas.

El vocero de la fundación es un policía, quien ha ayudado a implementar y gestionar las donaciones y comunicaciones estratégicas; él cuenta con la ayuda de Sandra Acevedo, quien conoce el terreno perfectamente por haber trabajado más de 11 años como enfermera. “Aquí vinimos porque Sandra nos incluyó y comentó del tema de donaciones, hay personas profesionales y familias de algunos sectores del municipio; la idea es ayudar y no quedarnos solo con esto. Para enero esperamos ir a Ciudadela Sucre a entregar Kits escolares”, mencionó Julián Chía, líder social.

«Desde mi profesión como enfermera,  trabajé 11 años en el hospital Mario Gaitán Yanguas y conozco perfectamente las necesidades y carencias sociales que cuenta nuestro municipio. Nosotros somos recíprocos de todas las necesidades y dificultades de Colombia,  no hay solo soachunos, sino gente de todos lados. Así que es difícil abarcar todas las problemáticas sociales, pero sí se puede aportar a un cambio», explicó Sandra Acevedo, líder social de Soacha.

Brisas del Mirador es un  asentamiento humano que nace de la ilegalidad y la mayoría de sus habitantes son afros y extranjeros. Los líderes sociales de la fundación, entre ellos una familia de Compartir, observaron un olvido en este sector, pues las ayudas llegan  más a otros lados que allí, donde los vecinos sufren por la contaminación de las escombreras y las carboneras ilegales.

 “La fundación se quiere articular políticamente para ser conocidos, para que sepan que hay una persona que trata de cambiar un poco la situación social de Soacha. La fundación es movible y llega a las 6 comunas del municipio, cuenta con un escuadrón móvil que realiza jornadas de vacunación, orientación en el tema de  planificación familiar y control de crecimiento, todo con el apoyo  de la escuela María Teresa de Calcuta y policías del sector”, comentó Sandra.

Jhon Gabriel Cacierra es estudiante de enfermería de la Escuela María Auxiliadora de Soacha y líder social en Brisas del Mirador, él comenta que para estudiar y vivir en un sector vulnerable hay que apretar el estómago y querer un cambio de vida. A partir de ese pensamiento Gabriel se comunicó con Sandra Acevedo y le comentó la situación en la que vivían sus vecinos, unas 80 familias entre ellos 70 infantes. Además de regalos, se donó ropa y un mercado, pues la fundación cuenta con banco de ropas preselectivo. «Les dimos ropa en buen estado a los niños de Brisas del Mirador y ahí es donde uno se da cuenta que no debe renegar de lo que tiene, que es afortunado de verdad al tener un techo digno, un plato de comida y todo a la mano”, manifestó Samuel Bobadilla, niño que colaboró con la entrega de regalos y ropa.

El mayor obstáculo que la fundación ha encontrado tiene que ver con las  entidades que no hacen la adecuada preselección y gestión, “no miran realmente el nicho al que van a atacar. No se cuenta con lugares idóneos para actividades sociales y los incentivos económicos a veces son pocos”, menciona un ayudante de la Fundacion.

En sus redes sociales, los interesados en apoyar la causa pueden contactar a  Sandra Milena Acevedo y en la página Fundacosem.