Un joven padre de familia, que se ganaba la vida como obrero de la construcción, fue asesinado con arma de fuego porque presuntamente se negó a ser víctima de un robo por parte de delincuentes al momento que salía de su casa en el Altico.


Los hechos se registraron en el sector del Altico la mañana del miércoles 5 de junio. La víctima identificada como José Alejandro Tabares, de 28 años, había sido abandonado por su pareja hace algunos meses; el hombre tenía dos niñas en dos uniones diferentes, la mayor sufre de una discapacidad.

José Alejandro se ganaba la vida trabajando en el área de construcción, con ello sufragaba los gastos de su hogar, alimentación y el de sus hijas, siempre fue responsable con ellas. “Como todo hombre de bien, se compraba sus cositas y comodidades y no fallaba en la manutención de sus hijas”.

Segùn Eduardo Montenegro, primo de la víctima, la reconstrucción de los hechos indica que presuntamente José Alejandro Tabares salió de su casa en el barrio Altico y al momento en que caminaba al paradero, fue interceptado por unos delincuentes quienes le apuntan con un arma de fuego para que entregue sus pertenencias, se opuso y por ello le dispararon. “Le quitaron el celular, unas cadenas, la cartera, el reloj y otras cosas”.

Esta muerte por robo se suma al asesinato del ciudadano ecuatoriano, hecho que también acontenció durante la presente semana.

Posteriormente fue trasladado hasta el Hospital Yanguas en Soacha, pero lamentablemente había fallecido producto de los orificios de bala en el pecho y estómago. Agentes de la policía se presentaron en la escena para iniciar las investigaciones que ayuden a dar con los responsables de este lamentable asesinato.

José Alejandro Tabares era natural del municipio de Mesitas del Colegio, pero vivía hace años en Soacha. Nunca se le conoció enemigos, ni haber tenido problemas con alguien.

Fuente: Hsb noticias
Imagen de apoyo: El nuevo diario