La sana ocupación del tiempo libre, las alternativas de desarrollo y la buena convivencia, son los ejes fundamentales de este proyecto liderado por la Fundación Fappro (Familias para el progreso), que en convenio con la Fundación Social, ofrece a los jóvenes de la comuna uno de Soacha una amplia gama de talleres y actividades para su formación y capacitación.


La idea del proyecto es crear espacios de convivencia a través del arte, la cultura y el deporte, a fin de que los jóvenes se integren más, y se conozcan con otras personas con quienes puedan convivir. Precisamente, el pasado lunes en el salón comunal del barrio Compartir, se realizaron varias muestras del trabajo realizado por los participantes del proyecto en los talleres de cómic, teatro, microfútbol, break dance y clown, en las cuales se evidenció el proceso que se ha realizado durante aproximadamente un mes:

“Las muestras fueron muy cortas pero muy agradables, en estas se han expresado los momentos que ellos han vivido, cómo se han sentido, y de aquí en adelante qué es lo que ellos quieren y de qué manera les podemos ayudar. La Fundación tiene como propósito ayudarles a conseguir materiales y obtener los espacios donde puedan ocupar su tiempo libre. En un comienzo se tenía planeado que fuera únicamente para jóvenes de 14 a 26 años, sin embargo nos hemos dado cuenta a través de los días, que no sólo ellos pueden participar, sino también los niños de 10, 11, 12 y 13 años, pues su asistencia ha sido más constante. Debemos tener en cuenta además que a los jóvenes de 18 años en adelante les es más difícil asistir, porque ellos ya deben comenzar a generar ingresos para sus familias, por lo tanto deben ocuparse en otras cosas”, explicó Fabiola Murcia, Representante Legal de la Fundación Fappro.

Son varios los jóvenes y adolescentes de los diferentes barrios de la comuna uno, que se han vinculado a este proyecto, algunos de ellos hablaron de su participación en la iniciativa y el aprendizaje que han obtenido durante el tiempo que han estado participando en los talleres:

“El proyecto me gustó mucho porque aquí podemos usar más la libertad de expresión, y comportarnos tal cual como somos, no como uno a veces aparenta ser frente a las personas. Me parece que estos talleres son muy buenos, ojalá que siempre podamos reunirnos y continuemos realizándolos”, expresó Nicolás Oviedo, habitante del barrio San Nicolás.

“Lo que más me gustó fue que aprendimos a convivir con personas que antes no conocíamos y a participar en lugares donde no lo habíamos hecho. Creo que lo más importante ha sido eso, que hemos aprendido a convivir con otros, a respetarnos entre sí y a realizar un trabajo juntos, por eso quiero que el proyecto se siga realizando”, agregó Sandra Rodríguez, habitante de Santa Ana Arizona.

De la misma manera, el trabajo realizado en el marco del proyecto ‘Jóvenes disfrutan y vivencian su territorio’, ha contado con el apoyo y el importante aporte de los facilitadores, es decir, jóvenes que se encargan de orientar y guiar a cada uno de los participantes en la iniciativa:

“El objetivo principal del proyecto ha sido reunir a los jóvenes de la comuna uno, para aprovechar el tiempo libre que ellos tienen, por eso creamos varios espacios entre los jóvenes que teníamos la iniciativa del proyecto, para realizar estas actividades. Hemos tenido una convocatoria muy buena, creo que los muchachos han aprovechado al 100% el taller que se les ha dictado. Esta es una iniciativa piloto que tiene aproximadamente mes y medio de trabajo”, señaló Reinaldo Aguirre, facilitador del proyecto y habitante del barrio San Nicolás.

“El gran objetivo que tenemos es darle herramientas a los muchachos para el uso de su tiempo libre, a través de distintas técnicas y muestras de arte, cultura, danza y deporte. Queremos hacer que los jóvenes del barrio se articulen, para que entre todos le propongan al barrio verdaderos cambios, pues el joven por lo general está estigmatizado como el que destruye, el callejero, el vándalo y el que consume vicio, sin embargo esta es la muestra de que los jóvenes tienen muchas más herramientas para ofrecerle a la sociedad en pro de su beneficio”, concluyó Andrés González, facilitador del proyecto y habitante del sector de Villa Italia.

Luego de un receso, se retomarán las actividades nuevamente en la tercera semana de enero, con un campeonato de microfútbol y la recuperación de dos espacios en la comuna uno. Adicionalmente, se analizará con los participantes a ver si ellos quieren replicar lo mismo que aprendieron, o si por el contrario se tendrán en cuenta otros talentos que se quieran mostrar, a fin de dar a conocer ese aprendizaje a otros muchachos jóvenes.