En la vereda Cascajal de Soacha se oponen a instalación de torres de energía

Reclaman residentes de la vereda Cascajal de Soacha que es una zona rica en flora y fauna, con bosque de niebla y vegetación nativa. Denuncian presión por parte de TCE y dicen que la alcaldía hace caso omiso.  

El tema es que la empresa Transmisora Colombiana de Energía (TCE) desarrolla un proyecto de refuerzo de la línea de transmisión La Virginia-Nueva Esperanza 500 KV, que consiste en construir una línea de energía desde el departamento de Risaralda, pasando por Caldas, Tolima y Cundinamarca, y que justo pasa por la vereda Cascajal y la hacienda Monserrate, en donde pretenden instalar seis torres como parte de un plan energético.

Desde que comenzaron a hablar del proyecto, los residentes de la vereda Cascajal se han opuesto porque se trata de torres que soportarán líneas de alta tensión, para lo cual se requiere, entre otras cosas, derribar árboles y hacer trabajos en medio de la vegetación nativa.

Además, piensan que el proyecto puede generar daños a la flora y fauna del lugar, especialmente a la vegetación y a las lagunas naturales que se encuentran en la zona.

 Los residentes de la vereda, y específicamente propietarios y colaboradores de la finca Monserrate, aseguran que han sido objeto de presiones, invasión del predio y engaños por parte de la TCE, y temen por el daño al medio ambiente.

“Es que en la zona hay árboles con más de 100 años de vida, y ninguna compensación económica repararía el daño ambiental que se causaría al instalar seis torres de 80 metros de altura y cuerdas con 500 kilovatios de electricidad”, dijo un residente de la zona.

Por ahora, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales no ha dado el visto bueno para la ejecución de este proyecto en Cundinamarca, pero los residentes temen que, así como la Alcaldía de Soacha hace oídos sordos y no los escucha, la ANLA termine por autorizar su instalación en una zona que se considera rica en biodiversidad.

Foto: ANLA

cargando...