En La Santamaría, uno de los escenarios emblemáticos de la capital colombiana, este domingo se abrieron las puertas para la primera corrida oficial de la temporada de toros.


El evento precedido por las protestas de quienes están en contra de la denominada ‘Fiesta Brava’, en cabeza del Ministerio del Interior y de la administración Distrital, tiene como particularidad la implementación de estrictas medidas de seguridad en un dispositivo a cargo de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Dos puestos de mando unificado y la presencia de los Gestores de Convivencia están ubicados en los alrededores de la Plaza de Toros más importante del país, con el objetivo de garantizar la seguridad y evitar desórdenes o desmanes en medio de las manifestaciones en contra.

La Corte Constitucional ordenó la restitución de las corridas en Bogotá al tiempo que también dejó en claro la necesidad de garantizar los derechos a la protesta por quienes no están a favor de este tipo de eventos, significando la disposición de mecanismos de seguridad para controlar el orden público.

La Policía, con el antecedente del estallido de un artefacto explosivo el 19 de febrero de 2017 en cercanías a La Santamaría con un saldo de 26 personas heridas, entre ellas dos civiles, preparó una serie de patrullajes y de revisiones con la participación de expertos en Seguridad Ciudadana.

Fuente : La FM