A pesar del millonario contrato  para reconstruir la carrera segunda  que une a los barrios Bosques de Cipi y Boyacá, en la comuna seis de Soacha, sus habitantes denuncian que aunque ya se terminó la pavimentación y la adecuación del alcantarillado, hoy la vía presenta grietas de lado a lado, hay recebo que impide el paso de vehículos y  los sumideros están llenos de escombros. 

El presidente de Bosques de Cipi, Óscar Rodríguez, estuvo al tanto de la rehabilitación, construcción y ejecución del primer contrato, el 774 de 2013 a cargo de Ediviales, donde iban a empotrar la tubería de agua potable y adecuar la vía. “Nos dejaron la obra en un 20%, ellos solo rompieron y no hicieron nada más, entonces después de tanto pelear se cedió el contrato a HidroSanitario con el mismo número de ejecución; ese contratista llegó a un 70% del arreglo, metió tubería, andenes, agua potable y lo  iban a terminar, pero los primeros que iniciaron demandaron y no se pudo concluir, por lo tanto en el 2015 quedó abandonada la obra. Al finalizar el 2019  se prometió la terminación de los trabajos, fue así que ellos vinieron, quitaron el recebo,  volvieron a recebar y aplicar el concreto, pero no dejaron bien las tapas de agua del alcantarillado y los sumideros, entonces a pesar de que por fin se terminó, entre comillas, quedaron desajustes”, mencionó.   

Le puede interesar: Cuatro años arreglando una vía en Soacha y nada que la terminan

Entre tanto, la administración pasada se hizo cargo del arreglo que en dos alcaldías pasadas no se había concretado. Fue así, como reposa en un documento,  que bajo el contrato 2098 del 2019 el municipio realizó un contrato  con el  Consorcio Comuna seis de Soacha por  más de 500 millones de pesos para realizar obras en los barrios Ubaté, Bosques de Cipi y Boyacá. En el primer barrio se denuncian desniveles en la vía, y en los dos últimos, calles tapadas por los escombros de la construcción, grietas, sardineles mal terminados, andenes dañados y sumideros llenos de concreto. 

Los vecinos afectados por la mala terminación de las vías mencionan que el hoy secretario de infraestructura se acercó a la zona y se comprometió a citar al contratista, lo que después de 2 semanas no ha sido posible. “La actual administración no ha hecho el cierre con el contratista. La idea es que lo citen y responda por los fallos en las vías. Ellos dejaron el recebo entre las cuadras de inicio y cierre de la calle, lo que  está representando problemas de salubridad,  además personas que necesitan salir en sillas de ruedas no lo pueden hacer  por el nivel alto que tiene la arena que se dejó. Así mismo el carro de la basura no podía  entrar, no se adecuaron bien los desniveles,  el concreto que echaron se está agrietando, necesitamos que los contratistas revisen si es que  es de mala calidad o es  el terreno mal pisado  porque esto puede filtrar el agua,  ocasionando angustias en época invernal”, comentó José Ortiz, presidente de la JAC del barrio  Boyacá.

Puede leer: La obra que se convirtió en un monumento a la desidia en Soacha

Una de las principales afectadas por los escombros en el barrio Boyacá fue Ruby Gómez y su familia.  “Ese escombro nos está afectando la reputación de la casa debido a que se volvió el botadero de basura porque no entraba el carro que hace la limpieza y nos tocó quitar una parte  para dar entrada. Aun así se volvió un foco de malos olores, vectores y por si fuera poco, los perros e incluso personas hacen sus necesidades ahí; indignación total porque en el frente nos dañaron el andén, y a pesar de comprometerse a arreglarlo, todo quedo a medias”, dijo.

Finalmente,  el presidente de la JAC del barrio  Boyacá dijo que se hizo la respectiva solicitud para recoger los escombros y  una semana después llegó una carta en la que aseguraban que  irían al lugar, pero la fecha no llegó. “Nosotros como barrios estamos legalmente constituidos, tenemos toda la documentación, entonces esperamos que las autoridades  municipales nos tengan en cuenta. Ahora pedimos al acueducto  o a quien le corresponda,  nos hagan una revisión al alcantarillado y que nos limpien los sifones porque vamos a tener una inundación, y con las vías grietadas no se sabe qué pueda suceder”, concluyó.