Las indemnizaciones fueron entregadas en el Centro Regional de Atención y Reparación a las Víctimas (CRAV) y sumaron mil millones. Los dineros provienen de recursos nacionales y departamentales.


Continuó el proceso de entrega de indemnizaciones a víctimas del conflicto armado que habitan los municipios del sur de Cundinamarca y que acuden con regularidad al Centro Regional de Atención y Reparación Integral a Víctimas (CRAV) ubicado en Soacha, pues cabe anotar que los beneficiarios que allí asisten pertenecen a diferentes municipios de Cundinamarca.

Las 130 víctimas beneficiadas con las indemnizaciones, por un valor total de $1.000 millones, también recibieron kits de ropa donados por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) en alianza con la Unidad para las Víctimas.

La indemnización monetaria es solo una de las medidas de reparación a las personas afectadas por el conflicto armado, según la Ley 1448 de 2011 y los decretos que la reglamentan. Las otras medidas son rehabilitación, satisfacción, restitución (de tierras, de viviendas, fuentes de ingreso, de acceso a crédito) y garantías de no repetición de los hechos que padecieron.

Las medidas se aplican de acuerdo a cada caso y teniendo en cuenta las dimensiones individual, colectiva, material, moral y simbólica.