Jairo Muñoz es un mecánico de profesión y un defensor del medio ambiente que trabajó durante  15 años para  desarrollar un líquido que facilite  la combustión de la gasolina y reduzca las emisiones contaminantes al aire. Hoy su producto está a punto de ser patentado.

La profesión de Jairo le permitió escuchar una y otra vez las quejas de sus clientes sobre la cantidad de humo y contaminación que producen los vehículos, por eso  hace 15 años se le ocurrió la idea de crear un líquido o aditivo para facilitar la combustión de la gasolina.

“Los clientes me daban muchas quejas porque los devolvían por los gases, era común que los carros  echaran mucho humo y perdieran potencia, entonces comencé a trabajar, pero inicialmente sólo  en la parte del exosto”, comentó don Jairo.

Jairo Muñoz fue quien desarrolló el aditivo que reduce las emisiones contaminantes de los vehículos

Y con esa cantidad de quejas y las ganas de aportar al cuidado del medio ambiente, don Jairo comenzó a desarrollar el líquido, un reactivo que años adelante serviría para  bajar las emisiones de los gases vehiculares y reducir las emisiones contaminantes.

Fueron cientos de pruebas las que don Jairo tuvo que hacer, incluso por el camino recibió apoyo de algunos expertos en ingeniería automotriz para que la iniciativa no quedara estancada, hasta que hoy, este mecánico presenta a Colombia y al mundo un líquido que facilita la combustión de la gasolina,  elimina la fricción en el motor y reduce los gases contaminantes.

Desarrollado y probado el producto, don Jairo buscó ayuda para patentarlo y comenzarlo a vender, por eso acudió al Sena Soacha. Allí ya pasó el proceso de vigilancia tecnológica, uno de los requisitos más importantes  para dar el visto bueno y entregar la patente, la cual se entregará próximamente.

Mientras le patentizan su producto, don Jairo sigue trabajando y atendiendo a sus clientes, pero desde ya piensa que su  trabajo de 15 años   no fue en vano, ya que el resultado muestra  un líquido  que en adelante ayudará  a reducir la contaminación vehicular y a proteger el medio ambiente en ciudades como Bogotá y Soacha, las cuales presentan elevados índices de polución y partículas PM2.5.