Son dos las razones: la primera es que los días domingos sus calles se ven abarrotadas de vehículos por la ciclovía, y la segunda, los dueños de locales invaden totalmente las calles.

La falta de organización del tráfico por la habilitación de la ciclovía dominical tiene atestadas las calles del barrio Lincoln, en la comuna dos, formando trancones y caos en las vías de este sector residencial de Soacha. Además, los propietarios de negocios invaden el espacio público, lo que repercute en desorganización e inseguridad.

Los vecinos mencionan que estos temas no son nuevos y que, a pesar de intentar darles solución, nadie los ha querido escuchar y mucho menos dar respuesta concreta a estos problemas que cada vez más interrumpen la tranquilidad en esta zona céntrica de Soacha.

“La vez pasada vino el alcalde Juan Carlos Saldarriaga a una reunión que era solo para nosotros los de la comuna dos, yo le comenté nuestros inconvenientes y le sugerí que para la actividad de la ciclovía cogiera la calle 18 y  se empatara con las carreras 8 y 9, y así se mejorara un poco la movilidad y la circulación porque esto es un caos, pero lamentablemente nunca se tuvo en cuenta”, dijo Fernando Mora, presidente de la JAC del barrio Lincoln.

Además comentan los vecinos que la calle 15 la cogieron de ruta o vía alterna para personas que casi siempre vienen de sectores como la Veredita, la Fragua, 3M, entre otros, y la calle 16 cuando son domingos y festivos solo funciona en un solo sentido, es decir subiendo, ya que se encuentra obstaculizada por las cintas y vallas de la ciclovía, lo que provoca un trancón que nadie se aguanta.

Los empleados de talleres trabajan en la calle, obstaculizando el tráfico e invadiendo el espacio público

“Por un lado está el lío con la ciclovía, pero lo del espacio público ni hablar, especialmente porque los dueños de locales, que casi siempre son talleres, carros, motos, bicicleterías, restaurantes, en fin, en vez de realizar sus actividades dentro de los locales, las hacen en medio de la vía, perjudicando a gran parte de las personas que nos movilizamos a pie, especialmente los adultos mayores”, puntualizó Bernardo Martínez, vicepresidente de la JAC del barrio Lincoln.

Finalmente, los habitantes de este barrio céntrico de Soacha le hacen un llamado al IMDRS para que tenga en cuenta el trazado y utilice otras calles pertinentes para esta actividad deportiva, así mismo claman a las secretarías de Movilidad y Gobierno para que controlen y regulen las actividades de los negocios que se encuentran dentro de esta zona del municipio.

Por Rafael Rodríguez