De fallar a favor de quien la interpuso, el proceso de elección tendría que adelantarse nuevamente por parte del Consejo Directivo de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), en vista de que el trámite realizado hace un par de días estaría viciado.
A las denuncias por posibles sobornos y tráfico de influencias se acaba de incorporar otra: una tutela que fue presentada ante el Juzgado Sexto de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad en Bogotá, por una de las personas que aspiraron a ocupar el máximo de esa autoridad ambiental: Carlos Fonseca Zárate, exdirector del Ideam, exviceministro de Ambiente y exdirector técnico de fomento e investigación de Colciencias. 

En la acción jurídica, presentada el 26 de noviembre de 2019, este ingeniero civil plantea que sus derechos fundamentales al debido proceso administrativo y a ser elegido fueron vulnerados por el Consejo Directivo de la CARFonseca basa su denuncia en el excesivo rigor y formalismo que, aparentemente, adelantó el Comité de Acreditación, encargado de verificar los requisitos e informar al Consejo Directivo sobre las inhabilidades e incumplimientos existentes de los 76 candidatos que se presentaron para ocupar el cargo. 

Según el doctor en geografía, su hoja de vida, así como la de otros 18 aspirantes, fue inhabilitada bajo el argumento de que no había presentado copia de la tarjeta profesional, decisión que impugnó. Sin embargo, dicho recurso no fue aceptado por no haber sido interpuesto, al parecer, dentro del plazo previsto. 

Para Fonseca el Consejo Directivo hizo en su caso una inadecuada interpretación del requisito como quiera que dicha exigencia está condicionada a la reglamentación que del asunto haya hecho la ley. En el texto de la tutela indica que presentó la matricula profesional, pero no fue aceptada porque ésta, supuestamente, no sustituía la tarjeta.

Frente a esta situación, el exdirector del Ideam solicitó que se declarara que él cumplía con los requisitos exigidos por la ley y, en consecuencia, se ordenara al Consejo Directivo de la CAR que lo admitiera como candidato a director de esa entidad. Adicionalmente, pidió como medida provisional mientras se resolvía la tutela, que fuera suspendida la sesión del 26 de noviembre del presente año en la que se elegiría al nuevo director, requerimiento que no fue tenido en cuenta ya que ese día fue electo con 12 votos a favor y dos abstenciones el abogado boyacense Luis Fernando Sanabria, exalcalde de Chiquinquirá, como directo para los próximos cuatro años.  

Tras la admisión de la demanda el juzgado le ordenó al Consejo Directivo de la CAR remitir un informe detallado del trámite realizado dentro del proceso administrativo de elección del director general para el periodo 2010-2023, en un término de 24 horas

Gustavo Guerrero Ruiz, abogado y docente, cree que si la tutela llega a prosperar la elección que se adelantó hace un par de días se caería porque el proceso terminaría viciado por violación al debido proceso. 

«El tema que plantea Fonseca es interesante porque lo que dice es que las funciones del cargo de director no corresponden a actividades propias de la ingeniería, luego no es requisito o condición indispensable acreditar la tarjeta profesional, sino el título y él asegura que lo aportó», mencionó. 

Guerrero considera, además, que un fallo a favor abre la oportunidad procesal a todos los candidatos que se inscribieron y fueron inhabilitados por la misma razón que Fonseca. «A todos ellos les dieron la misma respuesta estándar y pese a que algunos aportaron después los documentos, finalmente les dijeron que ya no era oportuno el recibo», sostuvo.