En una sesión del Concejo de Zipaquirá, el director de la cárcel municipal, Gustavo Medina Huertas, aseguró que el cierre del centro penitenciario es un hecho.

El Director dijo en la sesión que este establecimiento carcelario le presta servicios a 22 municipios de las provincias de Sabana Centro y Rionegro, y señaló que en este momento el centro carcelario tiene en intramuros a 245 internos, entre los cuales 125 están sindicados, 48 de los cuales son del municipio de Zipaquirá.

Pero la situación es más grave porque a esta población interna se deben sumar las personas que están detenidas en las estaciones de Policía de estas dos regiones, ante la incapacidad del Estado de trasladarlos a centros carcelarios.

“Hoy recibimos una comunicación del señor capitán de la Estación de Policía de Zipaquirá en la que me informa que tienen en la Subestación de San Juanito a 58 sindicados, lo que ya representa un estado de hacinamiento”, dijo Medina. Y agregó que “hace 15 días recibimos una comunicación firmada por el señor General director del INPEC, donde no restringen ya el recibo de personal interno en la cárcel, entonces, nosotros ya no estamos recibiendo”.

Medina Huertas dijo que el INPEC argumenta para decidir el cierre de la cárcel, que está ubicada en una casa donde se paga un arriendo elevado, y es cierto, se cancelan $9.500.000 mensual por concepto de arrendamiento a una persona privada.

“Además hay un problema como ya se lo manifesté al INPEC, que es social. Desarraigar a las familias de la región o de la provincia. Algo que yo no sé si al INPEC le duela, pero a mí personalmente me duele porque mandar los internos de Pacho o de Chía para Florencia o para Leticia, pues eso es desarraigar las familias y eso constituye un problema social inhumano”, indicó el director.

En la Cárcel de Zipaquirá trabajan 46 empleados del Instituto Penitenciario y Carcelario, 34 del cuerpo de custodia y vigilancia y 10 administrativos, la mayoría de los cuales llevan aquí radicados en Zipaquirá 10, 12 ó 15 años, de acuerdo a lo manifestado por Medina.

“Nosotros siempre hemos suscrito convenios con los 22 municipios del circuito, todos nos han apoyado en la medida de sus posibilidades”, mencionó, y agregó: “A mí me dijeron que el establecimiento se acaba por razones técnicas, aunque el problema es el arriendo, que son cerca de $120 millones al año”.

El director dijo que finalmente es un problema de planeación y falta de voluntad política.  Además, aseguró que tienen 320 domiciliarios y no se sabe qué va a suceder con ellos.  “Aquí les hacemos una visita mensual, pero si sucede el cierre de la cárcel, ¿cuándo van a venir de Bogotá a visitarlos?  Eso es darles una patente de corso para que se vuelen y sigan haciendo maldades”, dijo Medina

Aunque el contrato de arrendamiento de la casa donde está ubicada la Cárcel de Zipaquirá se vence el 31 de julio de 2.022,” el afán es cerrar ya”, puntualizó.

Las autoridades de Zipaquirá y de Sabana Centro han expresado que la gestión se ha realizado para evitar el cierre, y dicen que están proponiendo alternativas para financiar la operación del centro carcelario, además aseguran que están a la espera de una reunión con el Ministro de Justicia, pero las directrices desde el INPEC y el Ministerio, parecen ser contundentes.

Fuente: Vox populi