Desilusionados y preocupados se mostraron algunos miembros de la comunidad de Olivos III por cuenta de la falta de alcantarillado y la poca presencia que hacen los trabajadores de la empresa Aseo Internacional para recoger las basuras del sector.


Este barrio de la comuna tres de Soacha presenta problemáticas que causan malestar entre sus vecinos. No obstante, la comunidad ha trabajado arduamente para disminuir las afectaciones que se generan por cuenta de las dificultades, pero a pesar de los esfuerzos realizados hasta hoy, se requiere un apoyo más visible por parte de la administración municipal y de las entidades encargadas de prestar los servicios públicos.

Tal es el caso de los servicios de acueducto y aseo, ya que a pesar de que se prestan por parte de las empresas destinadas para ello, dicen los habitantes que la labor no se hace de manera completa: “Las personas de Aseo Internacional vienen por ahí cada 15 o 20 días, le solicitamos a la empresa que nos envíe a los “escobitas” más seguido porque a veces el basurero es insoportable”, exigió Blanca Villarraga, Vicepresidenta de la JAC de Olivos III sector.

“Otro problema grave es la proliferación de perros callejeros que hay por acá, el sábado se trajo vacunación para mascotas, pero los perritos de la calle qué?, los niños y nosotros mismos nos exponemos a enfermedades porque los animales no están vacunados”, dijo Paola Cortés, habitante del sector.

Hay que mencionar que la misma comunidad realiza actividades por iniciativa propia, como por ejemplo limpiar cada sábado las zonas comunes y la vía principal del barrio, además de visibilizar el trabajo colectivo para que la gente que transita por los lugares tome conciencia sobre el arrojamiento de basuras:

“Nosotros salimos y barremos lo que es la vía de las Torres, pues como no pasan los escobitas, nos ponemos una cita entre vecinos y limpiamos, aunque se supone que uno paga el servicio de aseo pero no vienen, eso sí se me hace injusto”, indicó Cristina Ibáñez, vecina de la zona afectada.

Pero si el problema de la limpieza del barrio genera malestar entre los vecinos, el acueducto y alcantarillado no se quedan atrás. Esta ha sido la lucha que durante años han tenido los pobladores de Olivos III para verse beneficiados de un sistema que cumpla las condiciones de abastecimiento de agua para toda la comunidad y otro de desagüe de aguas negras sin que estas lleguen a salir a la superficie.

En cuanto al vactor que siempre se trató de alquilar para limpiar las tuberías, los residentes manifiestan que nunca se les otorgó la facilidad para llevarlo al barrio, todavía les dicen que se encuentra dañado, siendo esta una de las causas por las cuales ya la decepción se ha tomado la voluntad de quienes realizan esta gestión, aumentando la incredulidad y disminuyendo la participación de la comunidad en iniciativas que conlleven a la solución de este inconveniente.

“Ahorita estamos gestionando con la Empresa de Acueducto, ya llevamos 23 años sin acueducto, aquí el agua todavía se recoge por mangueras, yo diría que este es el barrio más quedado del sector de los Olivos”, afirmó la líder comunal, indignada porque es un sector reconocido política y geográficamente por la Alcaldía Municipal, pero no se le presta la debida atención para mitigar la falta de acueducto y alcantarillado, motivo por el cual todavía se lleva el preciado líquido a través de mangueras.

Para finalizar, el fin de semana pasado la Casa de Justicia Móvil hizo presencia en el parque principal de Olivos tercer sector. Allí, junto con la Secretaría de salud, se realizó una jornada en la que los habitantes de la comuna tres fueron beneficiados de los servicios que ofrecen estas entidades; la comunidad en general quedó satisfecha por la iniciativa emprendida por la administración municipal. Sin embargo, muchas personas no alcanzaron a asistir a este evento y por lo tanto no disfrutaron de los beneficios ofrecidos, así que hacen un nuevo llamado para que este tipo de eventos se repita en la comuna y ellos puedan asistir.

“Hay mucha niña embarazada, sería bueno que trajeran los programas de planificación y de las cirugías, porque también hay mujeres que se quieren operar”, señaló Andrea Mora, joven habitante de Olivos.