Ganó España a Argentina por 97-75 en la final del Mundial de Baloncesto 2019. Ganaron el oro los chicos de Sergio Scariolo en un partido que dominaron de principio a fin. Nada de los sustos y de las agónicas prórrogas que vivieron en la semifinal contra Australia. El cansancio no hizo mella en la selección después de dos semanas de torneo; o, si fue así, no se notó este domingo en Pekín.

Ricky Rubio, elegido mejor jugador del torneo, se mostró  muy emocionado tras recibir la copa: «He disfrutado como un niño», comentó  tras asegurar que «hemos trabajado muy duro y hemos sacrificado mucho».

La de esta tarde era la décima final para España de un gran torneo desde 1999. La primera sin Pau Gasol dentro del grupo, aunque la de 2006 la vivió desde el banquillo y con muletas. En las tres ausencias anteriores del tótem en 20 años (2005, 2010 y 2013) solo cayó un bronce. Desde el oro en Japón 2006, hace 13 años, la selección española solo ha faltado dos veces al podio en los grandes torneos: en el Mundial de 2010, el del triple de Teodosic; y en el de 2014, el del batacazo ante Francia. En este tiempo: cuatro oros, tres platas y tres bronces en 12 campeonatos. Argentina, campeona en la primera edición del torneo en 1950, regresaba a la final 17 años después de la plata en Indianápolis ante la última Yugoslavia.

«Aquí tenemos nuestra segunda estrella de campeones del mundo, creo que la fiesta va a durar hasta altas horas de la noche», dijo  Pierre Oriola, jugador de la selección de España.

«Hicimos un maravilloso torneo en estas dos semanas. Mostramos nuestro potencial. Ahora tenemos que seguir trabajando y, sobre todo, aprendiendo. De estas derrotas se aprende. Estoy orgulloso de nuestro equipo. Fuimos superados y lo aceptamos”, finalizó Nicolás Laprovittola, de la selección Argentina.

Fuente. elpais.com