Con un acto solemne realizado este sábado en Cabrera, Cundinamarca, el Estado reconoció la responsabilidad y pidió perdón por el homicidio de Helvir Antonio Torres, quien fue ejecutado extrajudicialmente y presentado como un guerrillero muerto en combate en septiembre de 2006.


Cumpliendo una orden del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, el viceministro de la Defensa, Aníbal Fernández de Soto pidió excusas por los hechos que fueron públicos luego de que Fredy Torres, primo de Helvir, lograra escapar de la escena simulada que hicieran los integrantes del Batallón de Infantería 39 del Sumapaz.

“Quiero ofrecer sinceras disculpas a la familia Torres Clavijo y me solidarizo con su dolor. Este es un nuevo momento para el país, para la reconciliación, por eso estamos en Cabrera, Cundinamarca”, señaló el funcionario.

De acuerdo con Fernández de Soto, la Fuerza Pública siempre está dispuesta en el esclarecimiento de la verdad frente a hechos que pongan en duda sus actuaciones y, por eso, se mantendrá la “política de cero tolerancia contra las violaciones de Derechos Humanos”.

EL CRIMEN

Hace 10 años, el 17 de septiembre de 2006, los ciudadanos Helvir Antonio Torres y su primo Fredy Torres fueron engañados y alejados de Cabrera Cundinamarca, su entorno familiar y comunitario, para hacerlos aparecer como guerrilleros muertos en combate.

Helvir murió en la escena simulada por el Batallón de Infantería 39 del Sumapaz, en tanto Fredy logró escapar y denunciar los hechos ese mismo día, a la vez que desde el Batallón se emitía informes indicando que se había tratado de un combate contra guerrilleros de la cuadrilla Abelardo Romero de las Farc.

El Tribunal condenó a la Nación por estos hechos al estimar “que el Ejército Nacional incurrió en un falla del servicio al propinar la muerte a una persona y poner en peligro la vida de otros no combatientes que se encontraban en estado de indefensión”.

El Colectivo de Abogados José Alevar Restrepo informó que en este caso aceptó cargos el comandante de Batallón, Coronel Luis Fernando Borja Aristizábal, quien en todo caso, a pesar de la denuncia existente, fue ascendido para dirigir la Fuerza de Tarea Conjunta de Sucre en marzo de 2017. Dicho oficial posteriormente reconoció que estando en dicha unidad militar, participó en por lo menos 50 ‘falsos positivos’.

“Es evidente que si la justicia hubiera obrado con prontitud, ante la denuncia de los hechos que presentó Fredy Torres en el 2006, y el gobierno la hubiera atendido con seriedad, Borja no habría sido ascendido y seguramente esos muchos otros crímenes que ha aceptado se hubieran podido evitar”, señaló el Colectivo de Abogados.

Fuente: Vanguardia.com