Difícil es la tarea que tiene la Secretaría de Planeación municipal, oficina encargada de demarcar los terrenos que son motivo de discordia entre cerca de 900 familias que los ocupan y el posible dueño que reclama el área invadida.


Raúl-Pico-IMRDS-Soacha

Raúl-Pico-IMRDS-Soacha

Tras constantes diálogos entre los representantes de la Junta de Acción Comunal de Altos de la Florida, los dueños de los terrenos y organismos gubernamentales, se logró acordar una prorroga de desalojo de 30 días a partir del 20 de octubre, tiempo en el cual se tendrán reuniones todos los miércoles a las 3:00 pm en la Alcaldía de Soacha, para llegar a un arreglo donde se garantice la estabilidad y seguridad de sus habitantes.

El barrio Altos de la Florida, perteneciente a la comuna 6 del municipio, ha presentado problemas con los terrenos a partir de 1995; desde ese entonces sus habitantes han tenido que enfrentar varios intentos de desalojo con la constante presión de los “verdaderos dueños” de los terrenos para que les devuelvan las propiedades que reclaman. Pero aun así no se ha podido tener ningún resultado, porque no se conoce con claridad los límites correspondientes a cada sector.

Debido a esta situación se decidió que la oficina de Planeación asumiera la demarcación del terreno afectado, y la Secretaría de Desarrollo Comunitario, Naciones Unidas y las ONGs, realizaran el censo de la población antes del 20 de noviembre, para tener la información clara y precisa acerca del número de habitantes del barrio y la ubicación exacta de sus viviendas, con el fin de no afectar a ciudadanos que no tienen peligro de perder sus viviendas.

Alicia Triana es una habitante del sector y adquirió su lote en 2003. “Comencé a construir la casa y seis años después lo único que me falta es mandarle poner teja y echarle la plancha, y ahora salen con que es ilegal el lote”, dijo. Doña Alicia le compró el terreno al señor Manuel Antonio Nogueira Ramírez, quien autorizó a Edgar Velandia para realizar todo el proceso y llevar a cabo la venta de la propiedad.

Los habitantes del sector se sienten preocupados ya que no se explican “qué es lo que han gestionado los líderes en la Alcaldía, si muchos de ellos se la pasan metidos allá, y aun así dejaron pasar tanto tiempo para ponerle solución a este problema”, dice Doris Bernal, habitante que invirtió sus ahorros en la casa y quien asegura “que al momento de la compra nadie advirtió acerca de la ilegalidad de los predios”.

Es la situación de cerca de 900 familias de Altos de la Florida que esperan una pronta conciliación con las personas que reclaman la pertenencia de los terrenos.

Una de las respuestas esperadas por los habitantes es descartar el proceso de desalojo y tener una negociación económica justa para la compra de los lotes invadidos, ya que ellos no tienen los mayores recursos para la compra, y no cuentan con entidades financieras que los respalden con préstamos. Respecto a esta situación, el concejal Fidel Torres Tovar se encuentra gestionando con entidades bancarias la posibilidad de acceso a créditos, para que las personas inmersas en la problemática no se queden sin vivienda.

Otro de los inconvenientes que presenta la comunidad es la falta de servicios públicos en el sector, ya que el barrio se encuentra en terrenos de alto riesgo. “El único servicio con el que se cuenta es la luz; el agua la suministran por medio de carro tanques, exclusivamente para el primer sector, porque en los otros dos sectores nos toca pagar $1800 por caneca de agua”, expresa la señora Astrid, habitante del segundo sector de Altos de Florida.