El asbesto es un material que se utiliza para la producción de tejas y otros elementos necesarios para la construcción e industria automovilística. Algunas personas de la provincia Soacha han presentado demandas y exigido reparación porque su salud se ha deteriorado debido a la presencia de fábricas que aún utilizan el insumo en el sector. Sin embargo en el país se hundió el proyecto de ley que pretendía prohibir el uso del asbesto.


El asbesto o amianto es una fibra de tipo mineral empleada en diferentes industrias gracias a su flexibilidad, durabilidad, resistencia y bajo costo. Es materia prima para fabricar pastillas para frenos de vehículos, embragues, aires acondicionados, empaques, pinturas, pero sobre todo es usada en la producción de tejas y tanques de agua, productos principales de la fábrica Eternit. La sustancia se puede encontrar también en pinturas y plásticos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 125 millones de personas están expuestas a esta fibra, y más de 110.000 mueren anualmente a causa de alguna enfermedad respiratoria producida por el asbesto, que, según los neumólogos, se inhala sin saberlo, se encaja en los pulmones y produce desde complicaciones respiratorias hasta inflamación de la pleura, asbestosis o el mortal mesotelioma o cáncer.

Por esta razón y teniendo en cuenta la cifra elevada de personas fallecidas a causa de las enfermedades pulmonares, el año anterior Sibaté promovió una movilización pacífica bajo la consigna: “Cero asbesto”. De la misma manera, cursan múltiples demandas de habitantes del municipio contra las empresas que utilizan el material, pues principalmente en el sector de Sibaté, cientos de personas han sido afectadas por este elemento.

Tal fue el caso de Ana Cecilia Robles, quien residió en el municipio de Sibaté por cerca de 17 años y le fue diagnosticado cáncer, determinándose que la causa principal de su enfermedad era la presencia de asbesto. La mujer ha emprendido campañas nacionales, movilizaciones pacíficas y por redes sociales en donde pide la prohibición del asbesto.

Sin embargo, su lucha no fue escuchada, pues el proyecto de ley que buscaba prohibir la producción, comercialización, exportación, importación y distribución de cualquier variedad de asbesto en Colombia se hundió. Luego de eso el debate ha continuado, pues de acuerdo con los defensores, este proyecto estaba enfocado en cuidar la salud de las personas y evitar enfermedades que salen de esta fibra.

Al menos 50 países han prohibido el uso del asbesto en todas sus presentaciones por un llamado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al demostrar que esta fibra es un elemento carcinogénico altamente peligroso para la salud. En estos países se ha demostrado que trabajadores que han manipulado la fibra, han desarrollado enfermedades como mesotelioma y cáncer de pulmón.

Por su parte, el ministro de salud Alejandro Gaviria, afirmó que los riesgos asociados a la salud por el asbesto no son certeros, además considera que si se prohíbe el uso de la fibra se perderían cerca de 60.000 empleos, aproximadamente.

Finalmente, la senadora autora del proyecto, Nadia Blel, señaló que “el fuerte lobby de la industria y la incoherencia del gobierno en su políticas de salud, han incidido en los resultados de este debate. Una vez más en Colombia se imponen los intereses económicos por encima de la salud de los colombianos”.

Enlaces relacionados:https://periodismopublico.com/Mas-de-56-paises-han-prohibido-el-uso-de-este

http://www.elespectador.com/noticias/salud/victimas-de-asbesto-exigen-reparacion-articulo-537708

http://www.elespectador.com/noticias/judicial/me-declaro-victima-de-eternit-articulo-538464