La autoridad ambiental de Cundinamarca (CAR) cerró 31 empresas curtidoras de cuero en Villapinzón y Chocontá por contaminar el río Bogotá.


El problema principal está en la “contaminación difusa, originada por los vertimientos residuales producidos a partir del proceso de curtido de cueros; una de las causas de afectación a la calidad de las aguas del río Bogotá, de los humedales y demás cuerpos hídricos”, reseñó la Car.

Asimismo, la sentencia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó realizar el decomiso de insumos, materias primas y las respectivas maquinarias que fueran utilizadas en estas industrias ilegales; en tal sentido, se decomisó de manera definitiva 40 bultos de ácido sulfúrico, 15 motores eléctricos, 12 cuñetes de ácido fórmico, dos motobombas y 6 canecas de polizing.

Néstor Franco, director de la entidad explicó que las empresas tuvieron un tiempo para cumplir la normativa ambiental, pero dado el incumplimiento se efectuó el cierre.

Afirmó además que, al parecer algunos curtidores de cueros insisten en continuar con la generación de “vertimentos al río por lo que la entidad seguirá con los operativos a las empresas”.

Fuente: Rcnradio.com