A pesar de que el Gobierno Nacional había anunciado que no iban a ser necesarias las sesiones extraordinarias ya que la agenda de este año había sido planeada sin contratiempos, por medio del Decreto 133 de enero de 2015, firmado por el Jefe de Estado y por el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, se convocó al Congreso de la República a sesiones extraordinarias que se llevarían a cabo del 6 de febrero al 15 de marzo con el fin de dar trámite al Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018: Todos por un Nuevo País.


Sin embargo, después de que el Gobierno hiciera la convocatoria, varios congresistas hicieron un llamado a darle prioridad al tema del precio de la gasolina.

Esto después de que por varías semanas diversos sectores se han quejado de la fórmula con la que se establece el precio del combustible, el cual en otros países por la caída del precio del barril de crudo ha llegado hasta US$1,53 y en Colombia continúa en $8.401,60.

Recientemente, la Unión Sindical Obrera, USO, explicó que es un tema de relevancia política “ya que los principales consumidores de gasolina se encuentran en los estratos 1,2 y 3, que consumen un 75% del combustible en el país. Sin contar los costos que pagan mediante impuestos o a través de pasajes en transporte público, privado, pluvial, taxis, Transmilenio y hasta en aviones”.

Por otra parte, antes de que se inicie el trámite parlamentario extraordinario el Consejo Nacional de Política Económica y Social, Conpes, debe formular las enmiendas que considere pertinentes para el Plan.

Posteriormente, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público presentará el proyecto a consideración el Congreso, razón por la cual “las extras han sido citadas desde el seis del próximo mes con el fin de esperar que quede finiquitado el tema en ese periodo”, señaló el Congreso en un comunicado.

Al justificar la necesidad legal de ir a sesiones extras para darle trámite al Plan Nacional de Desarrollo que el Gobierno Nacional debe presentar al Congreso antes del 7 de febrero, el presidente del Senado José David Name anunció que “habrá dedicación profunda a este tema que tiene gran importancia para el posconflicto y la estabilidad del crecimiento económico del país”.

Y finalmente el Senador agregó que “frente al Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 el Congreso tiene una gran responsabilidad, porque se trata de la brújula que guiará al país en el tránsito hacia el posconflicto luego de firmarse la paz con la guerrilla de las Farc y será el instrumento de primera mano para reivindicar el desarrollo de las regiones colombianas”.

Lilian Mariño Larepublica.co