Para Dania Bilal, investigadora sobre la interacción entre humanos y computadores, los motores de búsqueda contienen tanta información, que logran confundir a sus usuarios


Durante su ponencia llevada a cabo en el marco del Foro Comunicación de la Ciencia: Responsabilidades de la Comunidad Científica y los Medios, la docente de la Universidad de Tennessee explicó que, a pesar de que los niños prefieren los motores de búsqueda para adultos, sus características cognitivas, individuales y afectivas pueden generar dificultades para la comprensión de la información y, en cambio, causan deficiencias analíticas e investigativas.

“Toman todo como si fuera cierto y no tratan de cuestionarlo”, aseguró Bilal, quien agregó: “Tenemos que ir a donde van los niños, ellos dicen que prefieren ser bombardeados con mucha información, pero es nuestro deber guiarlos en ese camino”. Tras explicar que su investigación fue realizada a partir de la consulta y seguimiento de niños y niñas que utilizan los motores como fuente de consulta, la experta hizo énfasis en que los motores de búsqueda no deben ser ni las únicas ni las primeras fuentes de información.

En cuanto a la relación entre ciencia y comunicación, la ponente aclaró que como investigadora su deber es “reportar la información sin ser subjetiva e intentando ser lo más ética posible para que los medios puedan transmitirla de forma acertada”.

Por su parte, Ana Paula Blanco, directora de Comunicaciones Corporativas y Asuntos Públicos de Google, habló en entrevista para la Agencia de Noticias UN acerca de lo que Bilal califica como la generación Google: “Durante los últimos años se ha modificado tanto la cantidad como la velocidad de la información a la que accedemos, y debemos aceptar que los niños ya son parte de eso. Es nuestro deber enseñarles a saber diferenciar lo que es la buena información”.

Ante la conclusión de Bilal, en la que explica que los menores prefieren los motores de búsqueda generales antes de los que se han diseñado específicamente para niños, Blanco señaló: “Nosotros hemos creado aplicaciones como Google Scholar, con fuentes exclusivamente académicas, pero es función de sus profesores ayudarlos a discernir sobre la información a la que tienen acceso”.

Como cierre de su presentación en el foro, Bilal hizo hincapié en la necesidad de cerrar las brechas entre los sistemas y la información, pero para eso aclaró que “es necesario hacer investigaciones profundas sobre los comportamientos y las relaciones entre los humanos y los computadores (…) los niños incluso pueden ayudar a hacer que estas herramientas sean más educativas y entretenidas”.

Fuente: Agencia de Noticias Unimedios