El atraco en Melgar ocurrió cuando la familia bogotana estaba de paseo, salió del hotel a comprar un pollo y dos delincuentes los robaron. Hirieron al papá y a su hija de 3 años.

Miguel Rodríguez y Jenny Durán son una pareja de esposos dedicados a las ventas ambulantes y salieron a Melgar a descansar de la rutina diaria que llevan en Bogotá, pero fueron víctimas de dos delincuentes que miserablemente hirieron a su hija de tres años.

Cuenta Miguel que alquilaron un hotel barato, pero cómodo, y que salieron de noche a comprar un pollo para la cena, pero cuando regresaban fueron cerrados por una moto con dos delincuentes. “Se baja el parrillero y se fue de una a quitarle el canguro a mi esposa, ahí llevábamos la plata; yo llevaba a mi hija alzada, pero ante la situación reaccioné, intenté jalar al tipo con una mano, pero me lanzó una puñalada, me hirió en el brazo y de paso cortó a la niña”, relató.

Los dos delincuentes lograron su cometido y huyeron por las calles de Melgar, mientras Miguel y su hija quedaron heridos.

En principio creyeron que sólo había sido la herida en el brazo de Miguel, pero minutos después se dieron cuenta que su hija de tres años también había sido herida al costado izquierdo, incluso sus padres aseguran que la menor estuvo en riesgo de muerte y les tocó acudir a un centro asistencial.

 La pareja de vendedores y la niña regresaron a Bogotá, pero ahora no saben qué hacer, pues a Jenny le toca cuidar a la niña mientras se recupera, y Miguel no puede trabajar porque no puede mover la mano derecha donde recibió la herida con arma blanca.

La Policía de Melgar trata de dar con el paradero de los delincuentes, pero hasta hoy no han sido ubicados.