A las 9:30 a.m de hoy martes comenzó la visita ocular por parte de la inspección tercera de policía a la urbanización San Carlos dentro del proceso por restitución de vías públicas que el municipio adelanta contra el conjunto residencial.


firma-convenio-acueducto-La-Mesa

firma-convenio-acueducto-La-Mesa

El inspector tercero, Próspero Oviedo, obedeciendo lo estipulado en la resolución 262 de abril 6 de 2009, adelantó hoy la visita ocular con el fin de constatar datos y medidas para que Planeación de un concepto técnico, y posteriormente la Alcaldía, a través de la oficina de Apoyo a la Justicia, transmita los resultados y decida si el muro de cerramiento debe permanecer, o si por el contrario, debe derribarse.

El proceso comenzó a raiz de una demanda que un minoritario grupo de copropietarios interpuso, luego de los vacíos generados por la expedición de la ley 675 de agosto de 2001 y de la demora por parte de la oficina de apoyo a la justicia para hacer la inscripción de la persona jurídica, la cual se dio sólo hasta octubre de 2008.

Los demandantes argumentan que durante ese lapso (entre 2001 y 2008) no debió generarse ningún cobro por parte de la adminstración del conjunto, y de paso pretenden que las zonas comunes se entreguen al municipio, es decir que se derribe el muro y las porterías para que se pierda el privilegio de ser conjunto cerrado.

Pero de los 1.410 copropietarios, alrededor de 1.350 reclaman el espacio de las zonas comunes como propio y argumentan que por razones estrictas de seguridad, la urbanización debe seguir siendo un conjunto cerrado. Por este motivo no se explican por qué el municipio pretende apropiarse de las vías internas, si la urbanizadora nunca entregó esos espacios a la alcaldía, ni existe escritura pública que así lo corrobore.

Arthur Bernal, concejal del municipio y habitante de San Carlos, argumenta que la comunidad defiende el encerramiento porque es lo que le da seguridad a las familias y valorización a los apartamentos. Sin embargo invitó al diálogo, a la reconstrucción personal, a dejar de lado los odios y las pasiones; así mismo invitó a quienes promueven la demanda, a que paguen regularmente las cuotas y no se escuden en las diferencias para evadir responsabilidades. «Aquí hay que hacer una evaluación de las deudas, hablar y si es el caso llevar a cabo una amnistía, hay que buscar un equilibrio para que todos queden contentos», conluyó Bernal.

Pero hay quienes consideran que el problema es de administración. Javier Echeverry dice que las diferencias generadas obedecen al mal manejo que la Adminstración del conjunto le ha venido dando a los recursos. Argumenta que hay vacíos tanto en la personería jurídica como en la misma construcción del muro de cerramiento, y que en ese orden prefieren que sea el municipio el que tenga control sobre toda la urbanización.

Pero doña Teresa Alvarez, quien vive en San Carlos desde hace 25 años, dice que la única protección que tienen las familias que viven dentro del conjunto es el encerramiento. Recuerda los delicados problemas de inseguridad que padecieron antes de construirse el muro y dice que es ilógico y absurdo pensar en derribarlo. Textualmente argumentó: «Los que no pagan son los que están fregando, que son unos pocos, mientras que los que estamos al día somos quienes nos preocupamos por tratar de solucionar nuestra problemática. A trancas o a mochas uno paga, pero es injusto que unos poquitos vengan a ponerse de ruana la Urbanización».

Por su parte el Administrador, Hernando Corzo, solicitó a la Alcaldía que tenga en cuenta que el encerramiento se hizo dentro de las áreas comunes que petenecen a la comunidad. Además pidió que se tome una decisión pronta pero justa, teniendo encuenta que el muro impide la invasión de ladrones porque casi todo el conjunto limita con potreros, y ahora con las desoladas casas de Parques del Sol. «Lo único que hacemos es protegernos por que el Estado no tiene las herramientas suficientes para hacerlo», agregó.

Lo cierto es que la inspección ocular generó desconcierto entre buena parte de los habitantes de San Carlos, ya que la mayoría no se explican cómo un reducido grupo de copropietarios ha logrado poner en entredicho el muro que encierra toda la urbanización, y que sirve de barrera para que ladrones y atracadores no penetren al interior del conjunto.

Si desea ver el informe completo sobre este tema, haga clic en el siguiente enlace: http://periodismopublico.com/El-muro-de-San-Carlos-en-la-mira