Los vecinos de este sector del suroriente del municipio de Soacha alertaron a las autoridades y comunidad del sector para que estén atentos sobre la ola de atracos a mano armada que se vienen presentando por menores de edad.


La semana anterior una vecina del barrio 12 de Marzo salió a comprar los útiles escolares de su hija y dos jóvenes que se desplazaban en una motocicleta se bajaron con pistola en mano, le apuntaron y la obligaron a quitarse la argolla de matrimonio y a entregarles 280 mil pesos que llevaba para la adquisición de los libros.

Según la habitante, a quien le omitimos el nombre por petición propia, la motocicleta en donde se desplazaban los jóvenes tiene la placa JEX 69C y en varias ocasiones se ha visto en el 12 de marzo y barrios vecinos. Aunque la víctima puso en conocimiento de las autoridades el hecho, los atracadores siguen desplazándose por la zona y la Policía no hace absolutamente nada para evitar que estos sujetos sigan atracando y apropiándose de lo ajeno.

Otro vecino manifestó que los atracos son a diario y a cualquier hora del día o de la noche. “En mi caso todos los días salgo a las 5:00 am a acompañar a mi hija a coger bus a la autopista y la verdad yo cargo una varilla para defenderme pero aun así uno siente miedo porque es que todos los días uno ve atracos y robos, unas veces con navajas, cuchillos y hasta con revólver y pistola. Generalmente son muchachos y andan tres, cuatro o cinco; a pie, en bicicleta o en moto, entonces uno solo frente a ellos lleva las de perder; se llevan la plata, los celulares, los anillos, en fin, y lo peor es que nunca se ve un policía. Ya nos cansamos de llamar y jamás aparecen”, expresó.

El hecho denunciado es simplemente uno de los cientos que suceden a diario en las calles de Soacha, situaciones que son repetitivas, que están en conocimiento de las autoridades y que, como dicen algunos vecinos, pareciera que a los uniformados no les interesara. “Los habitantes de esta ciudad estamos a la deriva, a merced de los delincuentes y nos toca encomendarnos a la Virgen María para que nos proteja porque la Policía lo único que sirve es para sacarle parte a los conductores y ‘montársela’ a la gente de bien”, agregó una de las vecinas del barrio 12 de Marzo.