Jóvenes proyectan festival de grafiti en Soacha

Ocho jóvenes estudiantes de diferentes instituciones educativas de comuna cuatro han convertido los muros de su sector en obras de arte. Con apoyo de Fundaciones e instituciones educativas, esperan realizar el festival de grafiti en el mes de diciembre.


Los jóvenes estudian en el Julio César Turbay Ayala y el colegio Gabriel García Márquez dirigido por la Fundación Pies Descalzos, quien tuvo la iniciativa. De esta manera la Fundación buscó a un grupo de jóvenes de los diferentes colegios de la comuna cuatro de Soacha para que a través del grafiti se utilizara el tiempo libre entregándole un mensaje a la sociedad.

En su principio el propósito del proyecto era educativo y buscaba contribuir a que los espacios escolares se convirtieran en espacios artísticos para que estos jóvenes expresaran sus ideas en los muros de las instituciones educativas. Los jóvenes participantes han adoptado el grafiti como una opción económica, pues esperan a futuro proyectar su arte en espacios públicos y privados a cambio de un beneficio económico y laboral.

El propósito de este grupo es mostrar la otra cara del grafiti, representarlo no como un acto delincuencial tal como muchas personas lo ven ya que consideran que el grafiti es rayar las paredes sin sentido, los jóvenes buscan contribuir al desarrollo social por medio de las imágenes y de colores, expresando lo que siente sin dañar a nadie.

Por lo pronto se proyecta el próximo mes de Diciembre la realización del festival del Grafiti en donde se espera que la mayoría de grupos grafiteros presentes en Soacha muestren sus habilidades artísticas y las diferentes modalidades del grafiti. Este festival será realizado en el barrio León XIII y se utilizarán los muros del Colegio Marcelino Páez, el parqueadero privado León XIII contiguo al coliseo cubierto y los de una fábrica ubicada en el mismo sector.

“El grafiti se divide en artístico y no artístico. Entre el artístico está el realismo: imágenes humanas, de animales u objetos como la misma palabra lo dice reales, la caricatura y el Guail staill: el cual son mensajes escritos, con letra un poco enredada pero legible. Y el no artístico o el bomber es el más común de ver en las calles, es utilizado por jóvenes para rayar literalmente las paredes sin ningún sentido, no son letras artísticas o con colores, nada más escriben a conveniencia del grafitero, son letras redondas en forma de globo”, indicó Mauricio, uno de los jóvenes del grupo de grafiteros escolares.

El grafiti aunque para muchos es molesto, para estos jóvenes se ha convertido en una pasión, en una forma de aislar las problemáticas sociales de su entorno y entregarle un mensaje a su contexto.

Diana Marcela Bustos Soto