Los robos a mano armada y la presencia constante de delincuentes, son los flagelos que afectan a los habitantes de este sector debido a las acciones que realizan las personas que se dedican a actividades ilícitas, perjudicando tanto a los vecinos como a los estudiantes del Instituto Juan Pablo II, colegio que se encuentra ubicado en el sector.


Según cuentan los habitantes del barrio, los delincuentes se desplazan ‘a sus anchas’ por las calles del sector, sin que haya control por parte de las autoridades, quienes acuden al lugar de forma esporádica y demoran en llegar al sitio de los hechos tan pronto sucede un acto delincuencial.

“La inseguridad es el pan de cada día, a cualquier hora se presentan atracos y actos de inseguridad. Aquí no se ve la presencia de la Policía, a pesar de que se supone que aquí hay un cuadrante, aun así no vemos la presencia de los uniformados. En el barrio encontramos personas armadas con cuchillos y revólveres, sin embargo no pasa absolutamente nada con ellos”, explicó Augusto Rodríguez, presidente de la JAC del barrio Villa Flor.

Aparte de la inseguridad que genera la presencia de
delincuentes, los habitantes de Villa Flor se ven afectados por la inseguridad vial, generada por el alto tráfico de vehículos de carga pesada y de servicio público que anda libremente por las calles aledañas al barrio, causando un gran riesgo para los alumnos del Instituto Juan Pablo II.

“Otra situación es la que se presenta a la hora de la salida de los estudiantes del Instituto Juan Pablo II, porque son cerca de 1500 jóvenes que se ven en riesgo por el paso de tractomulas y otros vehículos que transitan a 80 – 90 km por hora, sin que haya nada ni nadie que regule la velocidad de los automotores”, aseguró Rodríguez.

A propósito de la delincuencia, uno de los problemas que en ese sentido enfrenta la comunidad de Villa Flor, es que la mayoría de las personas que delinquen en su sector no residen allí, sino que vienen de sectores aledaños:

“Constantemente se presentan atracos a mano armada. Hace apenas un par de días tuvimos el caso de un muchacho al que le iban a quitar la bicicleta, pero él no se dejó y los ladrones intentaron herirlo. Otro caso sucedió el día del partido de Colombia Vs. Chile en una tienda del barrio, donde unos muchachos le raparon una memoria USB a otro joven que estaba dentro del negocio viendo el partido. Vale la pena mencionar que quienes cometen estos actos delincuenciales son jóvenes entre los 15 y los 18 años, que según lo que dice la gente, son personas provenientes de Ducales y otros barrios cercanos”, expresó Pedro Montañez, habitante de Villa Flor.

“Personalmente he cocido casos de niños del colegio que han sido atracados a la hora de la salida. A ellos les hurtan libros, útiles escolares, e incluso el dinero que los padres les damos para que compren sus cosas dentro de la institución. La situación es complicada, las mismas directivas del colegio nos han pedido que sin importar de qué grado sean los chicos, los acompañemos tanto a la entrada como a la salida, así lo he hecho yo con mi hija que está en grado sexto”, concluyó Viviana Rey, madre de familia del Instituto Juan Pablo II.