Se trata de Edith, una soachuna de 57 años que ha entregado parte de su vida a proteger y cuidar animales abandonados.

En diferentes sectores del municipio de Soacha este tema es el diario vivir de muchos animales, que son maltratados y abandonados a la deriva. En este caso la ayuda de personas que aman y protegen los animales es la solución y la alternativa de sobrevivir en un mundo esquivo.

Afortunadamente   el  municipio cuenta con personas que se dedican a esta buena casusa, una de ellas es Edith Emilse Rincón Peñalosa, quien manifiesta: ““En Soacha el maltrato animal es muy terrible, cada día está avanzando más, ahorita debido a la cuarentena fue peor”; ella es una mujer empoderada que trabaja contra el maltrato y abandono animal en el municipio, quien a pesar de contar con pocos recursos, el amor y la pasión por los animales le ha permitido continuar en esta ardua labor.

Edith Emilse es una soachuna de cepa, rescatista, animalista y proteccionista. Trabaja hace 25 años en las zonas de maltrato animal más vulnerables del municipio, y en los últimos tres, de la mano de su esposo y su sobrina, han logrado rescatar y preservar la vida de cientos de animales, y aunque no ha obtenido ningún tipo de ayuda por parte de la administración municipal, trabaja con sus propios recursos a pesar de que en ocasiones son escasos, pero el afecto por estos  animales la ha mantenido de pie en esta lucha.

Gato rescatado de la calle con sus paticas rotas

Debido a la cuarentena se quedaron sin trabajo y no tienen los recursos para continuar con esta labor, aun así permanece en la lucha a pesar de las circunstancias. Cuando inició la pandemia, no pudo atener a los animales  durante 10 días porque no tenía los recursos ni alimentos para llevarles, pero cuando regresó al sitio,  “me encuentro con  la sorpresa que habían muerto muchos de hambre”.

Ante esta situación, tomó fotos de los perros y decidió buscar ayuda; obtuvo apoyo de parte de personas de Bogotá; le donaron comida (harinas, concentrados)  y gracias a este auxilio logró alimentarlos por un tiempo, pero esta  se acabó.

Alimenta más de 100 perritos del páramo,  arriba por la 13, San Carlos, Villa Julia, ladrillera Santa Fe, Vereda  Panamá, Cagua vereda Cartagena, vereda San Jorge (ladrilleras y areneras)  y fuera de estos sectores

En Bogotá le  han regalado las esterilizaciones y desde  hace 10 años trabaja con la Fundación  Amigos del Planeta;  cada mes donaban 50-70 cupos para esterilizaciones y se remitían a los barrios más vulnerables (Cazuca, Florida Alta). “Gracias a la gente y fundaciones de la capital que nos ayudaron, se llevaron más de 100 perritos para darlos en adopción porque se estaban muriendo de hambre. Ahora no hay a quien acudir”.

Pese a la gran dedicación y entrega a esta labor, la gestora de este proyecto ya cuenta con 57 años de edad, razón por la cual  se siente cansada: “Empecé desde los 20 años a trabajar, ya me siento cansada, ya no hay recursos,  no tenemos las mismas fuerzas para seguir luchando.  Necesitamos gente joven para que continúen con esta lucha”, insiste.

La gestora de esta labor solicita el apoyo de la administración municipal y fundaciones competentes para continuar conservando y preservando la vida de cientos de animales, pues a pesar de la dedicación y entrega, desea seguir  en esta lucha; por el momento trabaja con sus propios recursos, en espera de ayudas.

Para donaciones y ayudas, se pueden comunicar al contacto: 3164165939.

Por Edna Rocío Vanegas