En estos días de debates y propuestas electoreras diversas, individuales y parcializadas, todas ellas bien intencionadas en función de cautivar el favor popular y de satisfacer necesidades inmediatas, que nos llevarán a seguir haciendo lo mismo, con productos iguales o similares a los ya obtenidos, es decir, a conquistar resultados sin perspectiva de futuro, lo que nos ha permitido pasar en menos de tres décadas de “despensa agrícola” a “emporio industrial” a “distrito minero” y en los últimos años a “dormitorio de la gran ciudad”, con los aludidos problemas que hoy nos aquejan, sea este el momento para proponer la Unidad entorno a Soacha, la unidad de cara al terruño que queremos para nuestros hijos y próximas generaciones, la unidad frente a lo que podemos hacer por Soacha y no en lo que ella pueda hacer por nosotros.


Les propongo a los habitantes de Soacha la unidad, cuyo resultado es el compromiso ciudadano y de quienes aspiran a representarnos, para trabajar de manera incluyente y proactiva por la construcción de una visión estratégica compartida por [email protected] Una VISIÓN ESTRATÉGICA COMPARTIDA que de respuesta los siguientes interrogantes: ¿Quiénes somos? ¿Para dónde vamos? ¿Cuáles pueden ser las opciones de futuro? ¿Hacia dónde queremos ir? y ¿Hacia dónde podemos ir?. Sólo a partir de tener ésta claridad e identidad se puede pasar de simples promesas a definir políticas públicas que trasciendan periodos de gobierno, generen procesos de cambio y se conviertan en políticas de Estado.

¿Pero qué es una visión estratégica compartida?: Es un proceso que parte del reconocimiento de las particularidades de un territorio, y tiene en cuenta las dinámicas regionales, nacionales y mundiales; de construcción y aprendizaje colectivo en el que se definen los propósitos compartidos por la sociedad en un horizonte de largo plazo; incluyente y pluralista, que requiere de la participación activa de los diferentes actores de la sociedad (gremios, academia, líderes ciudadanos, sector público, iglesias, etc.); orientado al análisis de exploración y anticipación de alternativas de futuro de los municipios, tratando de promover referentes de cambio con el fin de lograr un desarrollo sustentable. Su formulación debe partir de la definición de escenarios alcanzables, identificando responsabilidades, criterios de seguimiento y evaluaciones periódicas. Por último, debe constituirse en un referente de acción de corto, mediano y largo plazo de los ciudadanos en el marco del Estado Social de Derecho.

Se trata de la búsqueda de alternativas futuras de desarrollo, en donde se busca entender hacia dónde se desenvuelven los contextos sociales, económicos, político-institucionales, ambientales, y los cambios tecnológicos que pueden impactar al municipio, creándole oportunidades y amenazas para su desarrollo; la identificación de los futuros más probables, a partir de la precisión de las perspectivas de desarrollo en determinados horizontes de tiempo y la selección del futuro deseado y posible, con base en el análisis de los impactos externos e internos. De esta forma, el futuro anhelado podrá expresarse en la visión y de lineamientos estratégicos de desarrollo que constituyen una alternativa plausible de futuro, alrededor de la cual convergen las expectativas y deseos de la mayoría de actores y sectores del municipio.

Una propuesta como ésta, compartida por [email protected], nos evitaría ir “a la topa tolondra” sin norte, sin esperanza de cambio, sujetos a la imaginación de quienes nos quieren gobernar con beneficio propio. Nos permitiría pensar en refundar a Soacha de cara a un modelo socio – económico ambientalmente sustentable, sin exclusiones, basado en la igualdad de oportunidades, la equidad social, y el aprovechamiento de las potencialidades endógenas del territorio, un nuevo modelo de relacionamiento con Bogotá y Cundinamarca, en donde las negociaciones sean entre iguales y no con decisiones impuestas desde afuera para garantizar los intereses económicos y políticos de quienes no les importa el bienestar de los Soachunos .

En estos momentos de campaña más valdría hacernos escuchar y buscar la Unidad por la identidad Soachuna en función de nuestro Futuro y el de nuestros hijos y exigir a quienes quieren gobernar, comprometerse con la construcción de una visión de futuro compartida e incluyente y lineamiento de desarrollo de mediano y largo plazo, que nos sirva de bitácora, de norte y mandato ciudadano, para no seguir tragando entero y continuar cayendo en manos de los vendedores de ilusiones y falsas promesas.

ROBERTO PRIETO LADINO

[email protected]