Contrario a rumores y a la información que comenzó a circular después de las 3:30 p.m. por los lados del parque de Soacha, lo que ocurrió fue la explosión controlada de un sobre sospechoso que llegó  a la Alcaldía Municipal.

Al pasar el sobre por el detector de metal, la máquina comenzó a pitar indicando que algo había dentro. Así mismo se verificó si el nombre del remitente era realmente el que venía escrito, pero al corroborar no coincidió, lo que aún generó más sospecha. 

Inmediatamente llamaron a personal antiexplosivos, quien acudió con caninos para manejar el caso. Uno de los perros hizo movimientos sospechosos al olfatear el sobre y de inmediato los expertos consideraron que podía haber algún material explosivo dentro del mismo, por lo que recomendaron detonarlo  controladamente.

La explosión controlada asustó a los vecinos y residentes del centro de Soacha y de inmediato comenzaron los rumores del estallido de una bomba, incluso algunos aseguraron que se trataba de un atentado contra el alcalde Juan Carlos Saldarriaga.

La verdad fue que por seguridad se ordenó explotar  el sobre controladamente y según los primeros resultados, el paquete  no contenía material explosivo.

Lo cierto es que el hecho sí causó pánico y el alcalde anunció el refuerzo de las medidas de seguridad, teniendo en cuenta que el mandatario ha tomado decisiones contra mafias de tierreros que quieren a toda costa seguir aumentando los cinturones de miseria en Soacha.

Entre tanto, el alcalde Juan Carlos  Saldarriaga se desplazó a Bogotá para  participar en un Consejo de Seguridad del departamento, programado a las 5:00 p.m. de este martes.