Aunque es común decir que “el dinero no da felicidad pero sí ayuda a alcanzarla”, hay algunas adquisiciones que hicieron, particularmente felices, a los colombianos, principalmente durante la pasada temporada navideña.


Pensar en ahorrar o tener que pagar las cuentas, genera en el ser humano una sensación de preocupación o angustia que aumentan el nivel de estrés y, con ello, desencadena una insatisfacción que puede traducirse en irritabilidad, depresión y ansiedad que se pueden expresar a nivel físico y emocional.

Pero, por el contrario, considerar gastar el dinero, puede traer una sensación de bienestar y satisfacción, cuando no hay una preocupación detrás. Y es que recientemente en un estudio del Banco de Bogotá y la firma Raddar Consumer Knowledge Group se analizó qué tan felices son los colombianos a la hora hacer compras.

Y aunque por el momento actual que vive el país que está obligando a muchos a recortar sus gastos, en diciembre pudo haberse presentado el fenómeno de la temporada que hizo que muchos olvidaran las restricciones presupuestales y gastaran un poco más en lo que querían, que en lo que debían.

Según Camilo Herrera, Presidente de Raddar, “pensar en comprar feliz depende de cada persona. Algunas compras generan felicidad porque se obtiene algo que se quiere, es un antojo o se cumple un sueño; otros definen la compra feliz bajo la idea de comprar fácil, sin problemas, sin filas, sin congestiones, sin pensar en las vueltas o tener el efectivo suficiente”.

Lo que da más placer

El estudio señaló que aunque todas las categorías de consumo generan felicidad, el vestuario y la tecnología son los campos que generan más placer, mientras que las compras de elementos de tipo medicinal también brindan una sensación de alegría y tranquilidad, en tanto que son aquellas que permiten ayudar a los seres queridos.

El 40% de los consultados compran Vestuario y Calzado, el 29% Alimentos, el 26% invierte en Cultura, Diversión y Esparcimiento, el 22% prioriza sus compras en gastos varios, el 19% en Vivienda, el 19.4% en Transporte, el 12% en Educación y el 7% en Salud.

Fuente: Finanzas personales.com