Saltando todos los parámetros y normas de igualdad y equidad, el presidente Uribe y su incondicional aliado, el canal RCN, nuevamente se salieron con la suyas. Ayer domingo aprovecharon el alto rating de la misa del padre Chucho, para inmediatamente transmitir una entrevista explicando los supuestos beneficios de la emergencia social.


No es secreto en Colombia que el medio de comunicación aliado del presidente y que generalmente sólo transmite la posición estatal es el canal RCN. Basta con observar el tratamiento de la información, inclinado y parcializado a favor de los intereses del presidente Avaro Uribe. No quiero decir con esto que sea el único, porque al observar y leer las noticias en Colombia, pareciera que el 99% de los medios nacionales le rinden pleitesía al presidente, a sus ministros y en general a todo aquel que favorezca la imagen del actual gobierno.

Sin embargo hay medios como el canal CARACOL que se preocupan por ir más allá de las fuentes estatales. En este escándalo de los decretos de la «Emergencia Social», he tenido la oportunidad de analizar el tratamiento informativo que le dan los dos canales a semejante noticia, y la verdad hay una gran diferencia. Mientras RCN se limita a contar la posición del minisitro, presidente o quienes defiendan el contenido y alcances de los decretos, y en una proporción mínima quienes no están de acuerdo, CARACOL deja ver diversas opiniones que sin duda le dan más pluralidad a la información.

Pero el tema no era ese. Preocupa que un medio como el canal RCN transmita un domingo, inmediatamente después de la misa del padre Chucho, una entrevista donde el presidente Alvaro Uribe se dedicó a defender las bondades de los decretos de la «Emergencia Social», cuando aún no se ha clarificado si Uribe es o no candidato, cuando esas medidas han sido cuestionadas duramente por el común del pueblo colombiano, cuando hay varios candidatos que aspiran a la presidencia en las elecciones de mayo próximo, en fin, desde mi punto de vista no era el momento propicio. Sin embargo, si el canal quería impactar con la entrevista, por qué no hizo las cosas al derecho?, por qué sólo mostró la posición del presidente?, dónde está la opinión de los demás candidatos, de los gremios, de los sindicatos, de las asociaciones médicas y en general del pueblo colombiano?.

Discúlpenme, pero se necesitaría ser miope para no darse cuenta que hay un favorecimiento en la información a favor del presidente. Bueno sería que la gente no coma entero, que lea, que investigue y que observe diferentes posiciones para entender lo nefasto que resulta para el país los famosos decretos de «Emergencia Social» dictados por el presidente Uribe y su ministro de protección social.

Y más preocupa que algunos periodistas en Colombia se presten para hacer entrevistas inclinadas, porque me resulta imposible creer que la directora de noticias de RCN, Clara Elvira Ospina, no tenga la suficiente sagacidad para sacarle la verdad al presidente Uribe, para preguntarle temas profundos y «atacarlo» cuando se dedique a respuestas superficiales. Incluso en algunos apartes de la entrevista, quien preguntaba y conducía era el mismo mandatario.

Muchas fueron las mentiras que se observaron durante el mencionado espacio y pocas las verdades; parecía más una alocución presidencial, disfrazada de entrevista.

Podría mencionar muchas mentiras del presidente, pero vale la pena que los lectores de esta página ingresen a internet y consulten el contenido de los decretos. No obstante me voy a referir a algunos aspectos que quedaron en el aire durante la «intervención» del mandatario. Por ejemplo habló de que la «Emergencia» se decretó a raíz de la crísis que azota a la salud en Colombia y a las constantes quejas de las EPS sobre su situación financiera. En este caso invito a reflexionar y hacer memoria de tan sólo cuatro, cinco o seis años atrás, es decir cuando apenas nacían muchas de las EPS que hoy conocemos; no se acuerdan a caso que esas empresas comenzaron con una oficinita pequeña, incómoda y que gracias a los aportes de los colombianos hoy tienen unos super edificios y hasta clínicas propias?, y que según las cifras muchas tuvieron ganancias millonarias en 2009?.

Cómo creerle al presidente que es necesario que nos metamos la mano al bolsillo para ayudar a pagar enfermedades y tratamientos de alto costo, cuando plata para la guerra y para cancelar elevados sueldos a congresistas y ministros sí hay?, cuando muchos del régimen contributivo pagamos mensualmente la cuota y pasan años sin acudir a un médico?. Entonces, para qué se destina esa plata?.

Cómo creerle al presidente que las cosas están bien, cuando la tasa de desempleo es la más alta de los últimos años, y eso que el DANE no cuenta la verdad?.

Será sano para los colombianos que los médicos no puedan recetar libremente y que se limiten a formular sólo los medicamentos que ya sabemos?, los que autorice la EPS o en su defecto el Sisbén?.

No en vano la reforma planteada por el Gobierno es considerada por académicos, especialistas, estudiantes, sindicalistas y público en general como lesiva para los prestadores del servicio de la salud, médicos y odontólogos, y principalmente para los pacientes.

En general la reforma al Sistema General de Seguridad Social es mal recibida por la sociedad colombiana, porque fue concebida sin consultar al Congreso de la República ni a grupos de usuarios, gremio médico y asociaciones científicas. Además transgrede el Estado Social de Derecho.

He aquí algunas opiniones de profesionales que conocen del tema:

«Tomás Rodríguez Manotas, médico especialista en auditorías, dice que los decretos expedidos por el Gobierno buscan castigar, más que estimular y premiar las buenas actuaciones del sector salud.

`Se basan en presumir que los médicos son responsables de la crisis financiera de la salud. La finalidad de dichos actos es proteger a las EPS (Empresas Promotoras de Salud), en detrimento de los usuarios y de los profesionales de la Medicina`, señaló Rodríguez.

Rubén Sabogal, presidente de la Asociación Médica Sindical de Colombia (Asmedas), rechazó los decretos de Emergencia Social al considerarlos una intromisión indebida en la autonomía médica para discernir, orientar, recomendar y tratar dentro de los cánones científicos y éticos a los pacientes.

´Se convierte a los médicos en simples recetadores y los obliga a cumplir funciones netamente financieras que favorecen a las EPS tanto del régimen contributivo como subsidiado´, analiza el funcionario.

La reforma también es rechazada porque traslada los altos costos de tratamientos a los pacientes y a sus familiares, quienes deberán asumirlos con sus ahorros, bienes, cesantías o con préstamos bancarios».

Y con todo lo anterior, el presidente y el ministro de protección social insisten en que lo que quieren es favorecer los intereses de la salud de los porbres… Para creerles.