La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, decidió restringir la venta y consumo de alcohol en el espacio público, entre el 23 de diciembre a la media noche y 27 del mismo mes.

También quedan prohibidas las fiestas y eventos en espacios públicos en estas mismas fechas, como medida para contrarrestar el incremento de contagios de Covid-19. Las reuniones en casa deben ser de menos de 10 personas y con distanciamiento social.

Las dos restricciones volverán  a aplicarse los días 30 y 31 de diciembre,  y el 1,2 y 3 de enero.

Esto indica que queda prohibida la realización de cualquier fiesta y/o celebración en espacio público, así como el consumo de bebidas embriagantes en esos espacios, para evitar aglomeraciones.

«No se trata de salirse a hacer verbena, a hacer fiesta, a tomar trago en la calle porque termina siendo otra fiesta Covid con más gente consumiendo licor, relajando las medidas de autocuidado. No puede haber fiestas en ningún sitio de espacio público», relató la mandataria.

En cuanto a las reuniones familiares dentro de casa, López recomendó que no se hagan con más de 10 personas, es decir, estrictamente con el círculo familiar que vive.

Las medidas se suman a la ya tomada por la mandataria, es decir, el Pico y Cédula que comenzó a regir ayer lunes.