Una reunión realizada el pasado jueves primero de marzo en la oficina de Participación Comunitaria sirvió para conocer grandes vacíos y diferencias al interior de la Junta de Acción Comunal de este barrio ubicado en la comuna uno de Soacha.


La discusión comenzó cuando el ciudadano del sector, Armando Ramírez, pasó un derecho de petición a la oficina de participación comunitaria alegando que no lo habían dejado inscribir en el libro.

Ya en la reunión, el señor Cesar Jaimes denunció la inoperancia de la Junta al no convocar a una asamblea para designar al fiscal y presidente, quienes habían renunciado semanas atrás. Igualmente se encontró que la JAC no está afiliada a Asojuntas y que además los dignatarios no cambiaron los estatutos en el año 2003 como ordena la ley 743 decreto 2350.

José Tolosa, actual vicepresidente y quien lleva 12 años dentro de la Junta, mencionó: “Hace 20 días, desde que renunció don Manuel Pérez, vengo haciendo la función de presidente, aunque no abiertamente, pero he venido tratando de trabajar porque faltando 4 meses es muy difícil que la JAC se ponga a hacer grandes cosas”. El señor Tolosa lleva 12 años haciendo parte de la junta comunal en distintos cargos.

Por su parte la señora Cecilia, secretaria de la Junta, quien se ausentó por un tiempo de su labor comunal, dijo: “Yo coloqué avisos pero el señor vicepresidente no me quiso colaborar para que las personas se afiliaran; no tanto como secretaria sino más como comunidad quise que nosotros estemos afiliados al libro y hacer parte de él para hacer valer nuestros derechos. También ha ido mucha gente inconforme del barrio, tengo cantidad de quejas de quienes piden una asamblea”.

A pesar de las irregularidades y según los habitantes, el Comité Conciliador nunca llamó la atención a la Junta al quedar sin dignatarios. Así las cosas, quedan en evidencia varios errores mientras que los habitantes reclaman un cambio y una renovación.

Para la Dirección de Participación Comunitaria, los estatutos se deben actualizar, el libro no se puede cerrar sino únicamente ocho días antes de las elecciones o en casos extremos, y ahora la oficina de Inspección y Vigilancia comunal será quien haga un cierre temporal y una asamblea urgente para nombrar los dignatarios faltantes de cara a las elecciones del próximo 29 de abril.

Esta nota fue escrita por Rodrigo Vargas Timote, persona que hace parte del primer Taller de reporteros para el desarrollo de lo público, dictado por la Corporación Humanista y Periodismo Público.