122 radios de comunicación serán entregados por la alcaldía a igual número de líderes comunales y habitantes de la ciudad, como herramienta fundamental que sirva de apoyo a las autoridades para contrarrestar la delincuencia en cada una de las seis comunas del municipio.


Contrario al programa de Avanteles, que inicialmente el alcalde Juan Carlos Nemocón prometió implementar en la ciudad, las autoridades aseguran que los radios son más prácticos y seguros, y que además su manejo es más sencillo para quienes los porten.

“Es el proceso que adelantamos durante el año pasado que ya finalmente hemos concluido, 122 radios que se les van a entregar a las personas, a las JAC que nos solicitaron un Avantel en 2012. Ahora lo que sigue es la capacitación a líderes y a las personas que los van a portar, teniendo en cuenta que es un mecanismo que va a servir de apoyo a la Policía Nacional”, explicó el burgomaestre.

Los radios operarán con un sistema georeferenciado y tendrán un centro de monitoreo en el comando de Policía de Soacha. Cualquiera de las personas que lo porte y que observe algún hecho delincuencial o sospeche del mismo, sólo con obturar un botón envía la señal de alerta a la sala especializada que funcionará las 24 horas al día.

El programa de apoyo con radios de comunicación pretende además que la ciudadanía se involucre en el tema de la seguridad en Soacha, que esté pendiente del actuar de los delincuentes y que por medio de esta herramienta tecnológica, avise oportunamente para que las autoridades actúen.

¿Qué pasó con los Avanteles?

Hay que recordar que el año pasado se promovió bastante el programa de Avanteles para las Juntas de Acción Comunal, el comercio, los conjuntos residenciales y algunos gremios, como los transportadores.

Fue una propuesta del alcalde Nemocón que quiso poner en marcha, adquiriendo 400 de estos aparatos para igual número de personas. Su servicio venía pago por un año y la idea era incluirlos como elementos de apoyo civil a las autoridades.

Para su puesta en marcha se abrió una especie de convocatoria para que cada Junta de Acción Comunal y Consejo de Administración de los conjuntos residenciales escogiera una persona responsable de su manejo, incluso se realizaron dos capacitaciones sobre el manejo de los Avanteles.

No obstante, hay quienes se encargaron de hacerle mala publicidad al proyecto y lograron intimidar a buena parte de los líderes, con el argumento de que el que lo tuviera, sería blanco de los delincuentes. Ante semejante ‘falacia’, de las 400 solicitudes que las autoridades esperaban obtener, solo llegaron 157, es decir, menos del 50%.

Según el secretario de gobierno de ese entonces, Óscar Rodríguez, el contrato se hizo por los 400 aparatos, como quien dice, no había la posibilidad de entregar sólo 157 porque igual el municipio debía pagar la totalidad del contrato. Ante esta situación, la iniciativa fue cancelada y los avanteles devueltos.