Una plaga de ratas se ha apropiado de un parque ubicado entre las manzanas 18 y 22 del barrio, provocando varias incomodidades y temores entre los habitantes del sector, quienes se han visto obligados a ‘convivir’ con estos animales.


alcalde-4.jpg
El problema se presenta desde hace unos seis meses cuando los roedores empezaron a salir de las alcantarillas de la zona. Sin embargo, todo empeoró hace aproximadamente cuatro meses cuando las mencionadas criaturas comenzaron a caminar entre las canales donde circulan las aguas lluvias, y sobre las materas que adornan el parque:

“Desde hace ya algunos meses vemos que varios vecinos arrojan restos de comida entre la basura que sacan al parque y el aseo no se hace de forma adecuada en el lugar. De ahí que las ratas consuman esos desechos y de esa forma se hayan alojado acá. La situación es bastante compleja, tanto que incluso ya están engendrando crías para proliferarse de una forma muy apresurada. Los roedores andan al interior de las redes del alcantarillado donde han hecho sus madrigueras. A nosotros mismos nos ha tocado llenar eso con recebo para evitar que entren a nuestras casas, pues hasta el momento parece ser que las autoridades no han tenido conocimiento de lo que está pasando”, explicó William Gutiérrez, habitante de Compartir.

Gutiérrez aseguró que las ratas ya han ingresado a algunas viviendas y que los mismos vecinos han tenido que matarlas. Indicó también que los animales se ven por la calle a diferentes horas del día, particularmente en la noche.

“Hemos tratado de enmallar los canales y los ductos para que las ratas no puedan entrar. Hasta el momento hemos visto por ahí tres y se han cazado otras tres”, agregó Gutiérrez.

“Las ratas andan por todo el parque, aquí hay niños y eso es un peligro para ellos porque en cualquier momento pueden ser mordidos y hasta atacados por esos animales. En ocasiones hemos visto que los mismos pequeños han salido a matar las ratas que salen de las alcantarillas, pero sin duda lo más preocupante es que son animales muy grandes, parecen liebres, por ello es muy fácil que se le manden a atacarlo a uno”, expresó Hernán Hortúa, vecino de la Manzana 22.

“Hay unos vecinos que botan muchos desechos de comida, eso es lo que llama a las ratas. Pero el problema es que cuando uno hace un reclamo o les pide que no hagan eso, ellos se ponen agresivos y violentos, entonces el que pierde es uno. Para rematar, como ni siquiera los perros se comen esos desechos, entonces las ratas sí vienen y ‘hacen fiestas acá’”, concluyó Adriana García, residente en la Manzana 20.

Los vecinos de Compartir hacen un llamado a la Secretaría de Salud para que a través de la Dirección de Salud Pública se envíe una brigada, a fin de que haga una fumigación con el objetivo de acabar con el problema que se presenta.