La Secretaría Distrital de Gobierno informó que durante este año un total de 11.531 llantas usadas fueron retiradas de calles principales y cuerpos de agua de Bogotá con el fin de recuperar el espacio público de la capital.


De acuerdo con la Secretaría, se adelantaron al menos 20 operativos, en los que se identificaron las localidades donde más se incurría en malas prácticas ambientales relacionadas con neumáticos abandonados por algunos ciudadanos, montallantas y servitecas.

La lista la lidera Kennedy, en el suroccidente de Bogotá, donde las autoridades distritales retiraron del espacio público un total de 2.558 llantas usadas; le sigue Suba (1.530), Antonio Nariño (1.340) y Bosa (1.203).

Tras la recolección de neumáticos, estos son llevados a la Planta de Tratamiento de la Organización Posconsumo Sistema Verde para su aprovechamiento, donde son procesados para reutilizar su caucho, fibra y acero.

De acuerdo con la Secretaría Distrital de Ambiente, solo en Bogotá se generan más de tres millones de llantas usadas al año. De estas, al menos el 30 por ciento son arrojadas al espacio público, mientras que otras son quemadas a cielo abierto para extraer su acero o aprovechar su energía y generar calor. Además, una sola puede tardar en degradarse hasta 100 años.

Con la entrada en vigencia del Código de Convivencia, el próximo 30 de enero, las autoridades tendrán más herramientas para sancionar a quienes incurran en malas prácticas relacionadas con el manejo de llantas usadas.

De acuerdo con la Ley 1801 del 2016, la persona natural que arroje llantas, residuos, basuras o escombros al espacio público le será aplicada una medida correctiva por alrededor de 735.000 pesos.

Fuente: Eldiariobogotano.com