Según la CAR, aunque la situación no representa un riesgo de desabastecimiento de agua para Bogotá y sus municipios aledaños, se deben tomar medidas para mitigar el impacto que puede ocasionar en actividades agrícolas.

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) informó que durante la última semana se han presentado días soleados y un descenso de las temperaturas en la noche y la madrugada, lo que sería el inicio de la temporada seca en el departamento.

Esta condición climática ha ocasionado que los niveles de agua de los embalses del territorio presentaran una disminución. Actualmente la capacidad útil de las reservas de agua en el sistema de embalses que regulan la cuenca alta del río Bogotá es del 51% en el Embalse del Neusa, del 44 % en el del Sisga y un 36 % en el Embalse de Tominé.

De acuerdo con el coordinador de la red de monitoreo hidrometeorológica de la CAR, Humberto Hernández, quien asegura que “aunque esta es una situación normal para esta época del año, se deben tomar las medidas necesarias para mitigar el impacto que puede ocasionar, especialmente en actividades como la agricultura”.

Por otro lado, según el funcionario, esta situación no representa ningún riesgo de desabastecimiento para la capital y los municipios de la Sabana que se abastecen de este sistema.

Se espera que durante los próximos días continúen con una tendencia al descenso que se puede prolongar hasta mediados de marzo.

La CAR hizo un llamado a la comunidad para mantener hábitos de ahorro y uso eficiente del recurso hídrico, inclusive durante la temporada de lluvias.

Fuente: ElEspectador.com