Cerca de 100 proyectos fueron inscritos en las categorías familiar, inclusión y tecnológico para competir por el premio Jaime Esparza Rhénals (JER), galardón que reconoce los proyectos de emprendimiento con impacto social en el territorio nacional.


Luego del proceso de deliberación por parte de los jurados en la categoría inclusión, la organización Niñas sin Miedo fue la ganadora y recibió 15 millones de pesos, además de asesoría académica de la Universidad Santo Tomás para fortalecer el trabajo que realizan con las mujeres en situación de vulnerabilidad en la comuna cuatro de Soacha.

Al respecto, Natalia Espitia, directora ejecutiva de Niñas sin Miedo, señaló que el premio “es una oportunidad para iniciar nuestro proyecto productivo que nos dará parte de sostenibilidad a la fundación”.

Niñas sin Miedo, a través del Programa Deporte para el Desarrollo, combina clases sobre sexualidad, autoestima y cuidado personal con rutinas de ejercicio en bicicleta para prevenir el embarazo adolescente y la violencia de género.

Con la ayuda de la Junta de Acción Comunal del barrio Los Pinos han logrado que las niñas del sector de Ciudadela Sucre se vinculen a esta organización que busca enseñar a las participantes cómo crear relaciones interpersonales y familiares saludables, contribuyendo así al punto número cinco de los objetivos de desarrollo sostenible, correspondiente a igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, niñas y adolescentes.