La sesión normal de cierre de periodo que se realizaría hoy en el recinto del concejo de Soacha, se convirtió en una bochornosa y vergonzosa situación para el cabildo y para el mismo ejecutivo municipal. Diez concejales no llegaron y al no haber quórum, el presidente Carlos Giraldo dio por terminado el segundo periodo ordinario del año 2010.


puente-7.jpgAunque en los últimos días se había sentido una tensa situación por la diferencia entre los dos grupos del concejo (los que respaldan al gobierno y quienes hacen oposición), todos esperaban una sesión sin contratiempos para hoy; sin embargo la situación se complicó anoche cuando algunos concejales de la oposición se enteraron que estaban listos unos panfletos que contenían frases de desprestigio, fotos y los nombres de los diez cabildantes que no apoyan al gobierno.

Según versión del concejal César Rico, la policía capturó a dos personas que transportaban dichos panfletos las cuales habían salido de la casa de la funcionaria de la Red Juntos, Mariela Rodríguez. Ese hecho, según el cabildante, originó revuelo y fue necesario entablar una denuncia en contra de los responsables en la URI de Soacha, situación que los ocupó hasta pasadas las 2:00 a.m.

El cierre de periodo estaba citado para las 9:00 a.m, pero una hora después sólo estaban presentes nueve concejales, es decir, no había quórum. El presidente, Carlos Giraldo, una vez agotados los elementos de ley para estos casos, dio por terminada la sesión. Minutos después ingresaron los diez de la oposición quienes fueron recibidos con insultos por parte de las acaloradas barras que respaldaban al gobierno.

El presidente Carlos Giraldo lamentó lo sucedido y dijo que desde ningún punto de vista comparte las agresiones y amenazas, pero lamentó la actitud de los diez de la oposición e invitó a la sensatez y expresó que espera un cambio de comportamiento para las extraordinarias, si el alcalde las convoca. Así se refirió Giraldo: