20 personas fueron capturadas en diferentes tiendas comerciales del municipio de Soacha, las cuales tenían para la venta diferentes clases de teléfonos móviles robados. En los operativos, allanamientos y registros se incautaron más de 500 celulares que fueron identificados en las bases de datos como hurtados.


Los operativos de control permitieron adelantar 23 diligencias de registro sobre la zona comercial del municipio de Soacha; la acción policial permitió incautar más de 500 teléfonos e individualizar alrededor de 20 personas dedicadas a la venta de estos equipos que estaban listos para su venta en las calles del municipio.

La policía nacional en Cundinamarca, mediante labores técnicas de policía judicial, ha incautado más de 2000 teléfonos móviles en lo corrido del año, en atención a la estrategia nacional contra el hurto a celulares, que busca desestimular el robo, tráfico y comercialización de estos equipos.

Las encuestas de percepción y victimización realizadas por entidades nacionales, indican que el hurto a personas es el delito más reportado por las víctimas, donde los celulares siguen siendo los objetos más robados.

Una de las razones para que se presente este flagelo, es la alta demanda de estos equipos debido a las nuevas tecnologías móviles, extendiéndose su venta y compra ilegal a países fronterizos como es el caso de Ecuador.

Las investigaciones han podido establecer que la mayoría de los delincuentes son adolescentes que reinciden en la comisión de conductas punibles y que la mayoría de las víctimas son mujeres.

Paralelo a esta operación, el comando de departamento realizó una labor integral de acompañamiento a la comunidad y a las empresas de telefonía celular para la desactivación oportuna de celulares hurtados en procura de generar las condiciones de convivencia y seguridad ciudadana, necesarias para los habitantes del departamento, focalizando los controles en las zonas comerciales de las cabeceras municipales de los 116 municipios de Cundinamarca.

Las labores de individualización e identificación de las personas dedicadas al hurto y comercialización de estos equipos móviles, continúan con el propósito de capturarlos y dejarlos a disposición de la Fiscalía General de la Nación para que, en caso de ser hallados responsables, enfrenten un proceso por los delitos de hurto en cualquiera de sus modalidades y de ser hallados responsables, podrían enfrentar una pena entre los 4 y 6 años de prisión.