El consorcio Baruc, encargado de recuperar la carrera 12 de Portalegre, dejó abandonados los residuos de construcción justo al lado del parque infantil. La situación permitió que personas incultas inundaran de escombros dicho espacio y atrajera ladrones, viciosos y delincuentes. Gracias a la gestión de la JAC, la zona se recuperó.


parque-portalegre.jpg

En el marco de la iniciativa “Viernes Verdes” promovida por la Dirección de Gestión Bioambiental de la Alcaldía de Soacha, comunidad, estudiantes y policía recuperaron el parque infantil que se había convertido en foco de escombros y delincuencia.

Uno de los parques principales de la urbanización Nueva Portalegre, en la comuna dos de Soacha, se convirtió en un punto para botar escombros, después de que la empresa constructora a cargo de la restauración de la Carrera 12, colindante con el parque, dejara abandonados todos los residuos de construcción de la vía. Gracias a la persistencia de la Junta de Acción Comunal, se logró que la iniciativa gestada desde la administración municipal llegara al sitio para recuperarlo.

“Gracias a la coordinación de la Junta de Acción Comunal, en cabeza de Sebastián Suárez, se logró hacer la actividad con la alcaldía y la Dirección Bioambiental de Soacha. Estamos recuperando las zonas que nos dejaron en mal estado los integrantes del consorcio BARUC. En la actividad nos están colaborando la policía nacional y estudiantes de colegios y jardines de la zona”, describió Lupe Millán, residente del sector.

Cabe resaltar la participación activa de los jóvenes durante la actividad, pues fueron los primeros interesados en organizar y plantar los árboles que ahora adornan el entorno del parque, que debido a su condición se estaba prestando para que consumidores de drogas y delincuentes permanecieran ahí.

“Hay que tener en cuenta que el medio ambiente es uno de los ejes principales del desarrollo social. Es importante que los estudiantes participen, porque a través de ellos se puede crear conciencia del terreno donde vivimos para que sean partícipes en su cuidado y conservación”, agregó Andrés Aricapa, habitante del barrio.
El acompañamiento de auxiliares de la Policía Nacional también fue importante en la intervención. Con palas y picos ayudaron a plantar los árboles y recuperar el parque infantil.

“Con el fin de garantizar la seguridad en los diferentes sectores que presentan diversos problemas, nos hemos vinculado como institución para acompañar a la comunidad y la alcaldía como autoridad principal, recuperando estos espacios, alejando a los consumidores de los parques que están hechos para el bienestar de los niños”, agregó Fabián Cruz, patrullero que acompañó la actividad.

Finalmente cabe resaltar que durante la jornada fueron sembrados 60 árboles, se reutilizaron varias llantas y se recuperó el suelo de la zona que se había convertido en punto de referencia para el arrojo de escombros por parte de entidades y comunidad.