Policía de Cundinamarca desarticula banda delicuencial

Se trata de la banda denominada «Los pixelados», la organización delinquía en horas de la tarde, ingresando a fincas e intimidando a los residentes, manifestando ser integrantes de las FARC y grupos paramilitares.


En el marco de la política nacional de convivencia y seguridad ciudadana, la policía nacional en el departamento de Cundinamarca, propinó un duro golpe a la delincuencia organizada, logrando la desarticulación de la banda autodenominada ‘Los pixelados’ vinculadas en más de 15 hurtos a fincas de diferentes municipios de Cundinamarca y de Bogotá, entre los cuales se registra el cometido el pasado 15 de julio en la localidad de Usme donde fueron sometidas más de 13 personas entre ellos niños.

Personal de la seccional de investigación criminal en coordinación con la fiscalía general de la nación, desarrollaron labores de policía judicial tales como: entrevistas, vigilancias, seguimiento y recolección de información suministrada por los ciudadanos con el fin de identificar, individualizar y capturar a los ocho integrantes de la banda, entre ellos, dos menores de edad.

Para lograr la captura se realizó una diligencia de registro y allanamiento en el sector conocido como La Isla de localidad de Tunjuelito en la ciudad de Bogotá, logrando tres capturas por orden judicial y cinco capturas en flagrancia, además de la incautación de armas de fuego, vehículos y recuperación de elementos robados.

Los capturados fueron dejados a disposición de la fiscalía general de la nación para que respondan por los delitos de concierto para delinquir, hurto calificado y agravado y tráfico, fabricación o porte de armas de fuego.

El modus operandi de la banda consistía en que los delincuentes ingresaban en horas de la tarde a fincas vistiendo prendas similares a las utilizadas por grupos al margen de la ley (Paramilitares y/o de las FARC), portando armas de fuego y cubriendo el rostro con pasamontañas.

Una vez sometidas las víctimas, los integrantes de esta banda delincuencial se dividen el accionar delincuencial, unos empiezan a registrar el inmueble en busca de objetos de valor, los otros empiezan a reunir los semovientes bovinos a hurtar sin ser detectados por los vecinos de las otras fincas; se estima que el número de cabezas de ganado hurtadas en cada operación oscilaba entre 6 y 15 según la disponibilidad de camiones que tuvieran.