Residentes de Bosa El Palmar aseguran que sus vecinos de Soacha sacan la basura de acuerdo al cronograma de Bogotá, lo que está generando un problema de contaminación.

La frontera entre Bosa el Palmar y el barrio Olivos segundo sector, por la zona que colinda con el parque Tibanica, se ha convertido en un foco de contaminación debido al problema en la disposición de desechos y basuras por parte de los residentes.

Exactamente el punto de la calle 74 sur de Bogotá y la carrera 24 de Soacha, se ha convertido en un deposito de basura para los habitantes de los dos territorios, pues varios residentes de Olivos no esperan la hora ni el día de recolección estipulado por Urbaser, sino que depositan las basuras de acuerdo al cronograma de recolección asignado para esta parte de Bosa.  

Lo que manifiestan los habitantes de estos barrios es que al disponer las basuras de ambos sectores se forma una montaña de desechos desde tempranas horas del día, motivo por el cual los recicladores y perros callejeros rompen las bolsas y esparcen la basura por la vía, generando contaminación y malos olores que están afectando la salud de los vecinos de ambos barrios.

“Nosotros llevamos con este problema ya bastante tiempo y pasa que los vecinos de Soacha, como saben que en la noche de los lunes, miércoles y viernes pasan a recoger aquí a Bosa, se vienen todos y llenan esto de basura, además muchos comerciantes del sector depositan carnes y comida en descomposición, lo que atrae a los perros que rompen las bolsas y a los recicladores que abren todo a su voluntad y dejan el reguero. Estamos cansados de pedirles el favor a los vecinos de Soacha que saquen la basura en sus días, que para eso ellos también pagan su servicio de aseo”, aseguró un residente de Bosa el Palmar desde hace más de 15 años.

Además, los propietarios y residentes indican que este punto se conoce como ‘el poste de la basura’, pues está atravesado en la mitad de la vía y es usado tanto por residentes como comerciantes para la disposición de las basuras; el llamado que hacen es que cada quien deje la basura frente a su residencia y esperen la recolección en los días y franja horaria estipulada, tanto para Bosa como para Soacha.   

Lo que pide la comunidad es una intervención por parte de las autoridades y presencia de la policía, bien sea de Soacha o Bosa, para generar comparendos o medidas que eviten que los habitantes del sector utilicen este punto de la frontera como deposito de basura, incluso propone que por lo menos se disponga de un contenedor que evite los problemas de contaminación y malos olores que están afectando la salud de los ciudadanos de ambos barrios.

Por Michael Rojas