Líderes y organizaciones de este barrio de la comuna 1 del municipio de Soacha, involucran a niños, jóvenes y adultos en distintas actividades que construyen tejido social.  

Este barrio, que tiene más de 20 años de fundado, ha tenido un proceso de recuperación y transformación durante los últimos años, teniendo en cuenta que ha enfrentado distintos problemas sociales como el consumo de sustancias psicoactivas y la inseguridad, afectando a niños y jóvenes principalmente.  

Sandra Morales, psicóloga de profesión, es una de las líderes que lleva trabajando más de 20 años con comunidades, y ha residido en el barrio durante 18 años, buscando ejecutar actividades que impacten socialmente y generen una transformación.

Así mismo, el profesor Jaime Pachón, representante de la Institución Liceo los Héroes, es uno de los líderes que trabaja por el bienestar de la urbanización, buscando unir a la comunidad y educar a los jóvenes en muchos aspectos que se requieren actualmente en la sociedad.

El objetivo es hacer la asignación de líderes por manzanas, quienes serán los multiplicadores de diferentes actividades al interior del barrio.

De esa manera, durante el mes de diciembre han buscado organizar las novenas con el fin de crear un espacio donde los niños y jóvenes puedan ocupar su tiempo libre. Una buena oportunidad para retomar actividades que involucren a la comunidad y generen un impacto social.  

Cumplen con las normas de bioseguridad y distanciamiento social, para ello han reunido a la comunidad en la cancha principal, donde cuentan con un aforo máximo de 40 asistentes; además se implementó un canal virtual donde por medio de una transmisión vía Meet, se puedan conectar aquellos que no asisten de manera presencial.     

Este tipo de actividades ha recibido el apoyo de distintas organizaciones, una de ellas es la Fundación Pide Vida, que fue constituida legalmente hace 12 años, pero que se encuentra trabajando desde hace 20 a través de escuelas de formación con niños, jóvenes y adolescentes, en donde trabajan temas como la prevención de sustancias psicoactivas, delitos sexuales, suicidios, y un apoyo general a toda la comunidad.

Su director Andrés Orozco, mejor conocido como Jordan, es uno de los principales representantes del género Gospel en el municipio y gestor del Festival Gospel de Soacha; él manifiesta que “El objetivo es abrir escuelas de formación en lugares donde nadie va, hacer una prevención con los chicos y fortalecimiento artístico, en valores y principios para que se acerquen a Dios”.

La fundación trabaja actualmente con cerca de 40 jóvenes, uno de sus artistas formadores de danza urbana es Brayan Torres, quien desde hace 10 años se encuentra vinculado con esta organización y  tiene un proyecto denominado “Baila para cambiar vidas”,  con el que busca transmitir valores y principios a través del baile.

De esa manera, por medio de este tipo de actividades, en Quintas de Santa Ana buscan construir un tejido social y ser ejemplo para otros barrios del municipio, donde la misma comunidad se apropie y empiece a gestionar y a buscar ayudas en beneficio de todos los habitantes.

Por Cristhian Cañón