Los recicladores que, con el apoyo del gobierno nacional y local, desde hace década y media se preparaban para administrar el reciclaje de Bogotá, quedaron excluidos de la licitación del relleno sanitario de Doña Juana.

La administración distrital dice que los recicladores están incluidos, pero su asociación explica que sólo los que están empezando a organizarse tienen derecho a participar.

Desde que en 1996 le ayudaron a la ciudad a superar un paro en la recolección de basuras, la Asociación de Recicladores de Bogotá inició una larga lista de trámites para aspirar a un contrato que formalizara su labor en toda la ciudad. En su programa de formalización intervinieron el SENA, la Cámara de Comercio y la misma Alcaldía, que los dejó por fuera el relleno de Dona Juana.

“En los términos de referencia de la licitación la UAESP disfraza la inclusión de los recicladores a que estaba obligada por sentencia de la corte”, afirma Nohora Padilla presidenta de la Asociación de Recicladores de Bogotá.

Según ellos, una semana antes de que se cerrara la licitación, la UAESP (Unidad Administrativa Especial de Servicios Publicos) modificó los pliegos de condiciones.

“Cierran la participación a organizaciones de mayor nivel para poner organizaciones más débiles y les facilitan la vida a los oferentes”, dice la presidenta.

La directora de la UAESP sostiene los recicladores si pueden participar.

“Los recicladores van y esto es importante para la ciudad… La participación de los recicladores está garantizada”

Pero no de todos y mucho menos de los que llevan 15 años haciendo la tarea para entrar en la licitación.

“No representan a los recicladores y esta oportunidad que era muy valiosa se pierde y otra vez se convierte en un negocio que queda en pocos”

Es decir, le niegan la posibilidad de participar a las asociaciones de cooperativas como la ARB y se la abren sólo a organizaciones precarias.

La licitación del relleno de Doña Juana se cerró el pasado viernes y en 20 días se conocerá quien será el nuevo operador. El contrato será por 11 años y tendrá un valor de 240 mil millones de pesos.