Un grupo de vándalos empañó la jornada de paro en Soacha, que había terminado de forma pacífica y sin alteraciones del orden público.

Hacía las 10:00 a.m.  de este miércoles, las diferentes organizaciones y colectivos sociales se reunieron en la Universidad de Cundinamarca y el sector del Altico, y sobre las 10:30 a.m. iniciaron la marcha por la autopista Sur, sentido a Bogotá.

Los participantes lo hicieron de forma pacífica, cantando y bailando, y lanzando arengas en contra de las medidas represivas del Gobierno Nacional. Así se mantuvieron hasta Bosa, donde retornaron caminando por la autopista Sur hasta llegar al parque principal de Soacha. No hubo contratiempos y todo se desarrolló de manera pacífica.

Pero cuando la ciudadanía reconocía que Soacha sería ejemplo por la forma como se marchó y se concluyó la jornada de protesta en el parque principal, más tarde apareció un grupo de jóvenes que bloqueó la autopista desde la calle 22 hasta la 13.

Inicialmente no pasó de ser eso, un bloqueo protagonizado por jóvenes, pero las cosas se fueron saliendo de control poco a poco. La policía intentó persuadir a los manifestantes para que desbloquearan la autopista, pero no se hizo, entonces fue cuando entro el Esmad.

Justo cuando el Esmad intervino, entraron los vándalos. Iniciaron los enfrentamientos y algunos se dedicaron a romper vidrios de algunos vehículos represados en la autopista, incluso varias viviendas resultaron averiadas, al igual que un camión de la Policía y uno de los cajeros de BanColombia.

Una vez intervino el Esmad, algunos manifestantes se replegaron en barrios como Camilo Torres y la Amistad, hasta donde llegaron los gases lacrimógenos.

A raíz de los actos vandálicos y algunos saqueos, el alcalde municipal Juan Carlos Saldarriaga decretó el toque de queda y la ley seca hasta las 6 am del jueves.