Desde octubre de 2019 no se hablaba del intercambiador vial en Bosa, sitio donde se origina el trancón de la autopista Sur y que se extiende hasta Soacha.

Esta semana, en el encuentro que sostuvo el gobernador de Cundinamarca Nicolás García con el alcalde Juan Carlos Saldarriaga y algunos concejales del municipio, el mandatario departamental volvió a tocar el tema y se comprometió con aportar 30 mil millones de pesos para esta obra que costaría cerca de $300 mil millones.

En octubre de 2019, en el gobierno de Enrique Peñalosa se presentaron los estudios y diseños de la obra, y en ese entonces se estimó que costaría 231.530 millones de pesos. Igualmente, el mismo mandatario capitalino aseguró que haría lo posible para que el intercambiador quedará adjudicado antes de finalizar el año, porque el siguiente (2020) ya entraría Claudia López.

Puede recordar: Peñalosa dejaría adjudicado intercambiador vial de Bosa sobre la Autopista Sur

La obra no se adjudicó y empezó el gobierno de Claudia López, quien consideró que para Bogotá no era prioridad la obra, después vino la pandemia y todo quedó congelado.

14 meses después de los nuevos gobiernos, quien tocó el tema fue el gobernador Nicolás García, al considera que es una obra prioritaria y que se debe hacer lo más pronto para mejorar la movilidad, no solo entre Soacha y la capital, sino en todo el sector de Bosa.

García le apuesta a una mejor conexión de los municipios del sur del departamento con Bogotá, teniendo en cuenta que la autopista Sur es la única entrada a la capital por esta zona de la ciudad.

Según la Secretaría de Movilidad de Soacha, por la autopista Sur circulan un día entre semana alrededor de 55.000 carros, y un fin de semana pueden transitar hasta 120.000 vehículos.

El mismo alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, se ha referido al tema y considera necesaria la obra, pero ha sido claro que no se confía en que se haga, por eso está buscando otras alternativas que conecten vialmente al municipio con la capital colombiana.