En el marco del Plan Integral de Seguridad y Convivencia Bogota: Ciudad Protectora y Segura, la Secretaría Distrital de Gobierno, la alcaldía local de Teusaquillo, la Policía Metropolitana, los empresarios de los establecimientos de rumba y la comunidad, en general, suscribieron anoche un pacto de convivencia y seguridad en el entorno de rumba en esta localidad.


Por medio de esta iniciativa se pretende mejorar las condiciones de convivencia y seguridad en la zona comprendida entre calles 52 y 53 con carrera 27, para ello se articularon los sectores público y privado en pro del bienestar de la población.

“Lo que se busca con el Pacto es que los bogotanos y bogotanas comprendan que la convivencia y la seguridad son un bien público, susceptible de ser coproducido y asumido por diferentes actores en los territorios”, señaló la secretaria de Gobierno, Olga Lucía Velásquez.

Los compromisos adquiridos por la Policía Metropolitana y la Administración Distrital, a través de las Secretarías de Gobierno, Movilidad, Hábitat y Ambiente, la UAESP, Alcaldía Local, la Estación de Policía y el Hospital de Chapinero, tienen que ver con la iniciación de mesas de trabajo con los empresarios de parqueaderos. En este punto, el objetivo es consolidar una oferta pública para los clientes de la rumba y los mecanismos de promoción del servicio. Así mismo, adelantar los estudios necesarios y avanzar en los respectivos acuerdos legales que permitan la organización del servicio de taxis en el sector.

La alcaldía local de Teusaquillo priorizará el mejoramiento de la estado de la malla vial de la zona, así como el del alumbrado para garantizar la seguridad. En ese sentido, la Estación de Policía, La Policía Comunitaria, la Cámara de Comercio y los comerciantes se comprometen a socializar los canales de comunicación en cuanto al tema y fortalecer la seguridad privada inscrita a la Superintendencia de vigilancia. En tanto, la Policía Comunitaria desarrollará una campaña de autocuidado en el sector.

También se van a intensificar los controles al consumo de droga, para lo cual habrá una coordinación con los comerciantes para que denuncien este tipo de situaciones. La Cámara de Comercio se compromete a desarrollar campañas para la prevención del delito con los propietarios de los negocios y los residentes.

A su turno, los comerciantes, entre otras cosas, se comprometen a fortalecer la vigilancia para restringir la movilización de menores en el sector, así mismo de comprar licor solo en establecimientos legales. Igualmente, aseguran que finalizarán el expendio y venta de bebidas embriagantes a las 2:30 a.m. y a dar por terminada la actividad comercial a las 2:40 a.m. Se dispondrá de un tiempo prudencial de 20 minutos para evacuar el establecimiento comercial y tenerlo libre de clientes a las 3:00 a.m.