Como respuesta a la falta de vigilancia privada en algunas instituciones educativas del municipio, el Secretario de Educación de Soacha, Segundo Abel Suárez, habló del tema y aclaró que el 26 de septiembre ya estarán cubiertos todos los puestos en los colegios oficiales del municipio.


Luego de las denuncias de padres de familia y docentes de las Instituciones Educativas Ciudad Latina Sede Quito y General Santander, Mi Tierna Edad, en las que se recalcaba la falta de vigilancia privada en los dos establecimientos, este medio contactó al Secretario de Educación Segundo Abel Suárez y le consultó sobre esta situación. El funcionario se refirió al proceso de licitación que se cumple en este momento para designar las nuevas empresas que velarán por la seguridad de los estudiantes y de los planteles educativos en Soacha.

“El municipio tenía proyectada la vigilancia hasta el 16 de este mes y era necesario reunir los recursos con el fin de contratarla para lo que queda de 2014 y todo 2015. Para ese efecto tenemos que recurrir al Concejo y buscar la aprobación de vigencias futuras, pero mientras ocurre todo este trámite no alcanzamos a hacer coincidir la licitación nueva que está ya en curso y que se pude consultar en la página de la Secretaría de Educación”, señaló el recientemente posesionado Secretario de Educación.

De acuerdo a lo señalado por el Secretario, esta licitación debe ser adjudicada el 25 de septiembre para que el 26 ya estén cubiertos todos los puestos de seguridad en los planteles educativos del municipio, haciendo la salvedad que los problemas de vigilancia privada se han presentado solamente en aquellas instituciones donde el riesgo para los estudiantes es menor, a pesar de ser la Institución Educativa Ciudad Latina Sede Quito donde la comunidad hace el mayor llamado para que se solucione este problema. En vista de dicho llamado, se optó por recurrir a un plan de contingencia en concertación con los rectores de algunos colegios para que entre todos realicen temporalmente las funciones de celaduría, mientras se adjudican los contratos.

“A través de los rectores utilizamos algunas estrategias con los coordinadores, con los docentes y con algún personal administrativo para poder garantizar el ingreso y salida de los alumnos a sus jornadas académicas. Específicamente de todo el proceso no ha habido ninguna dificultad, a excepción de la sede Quito, en donde hubo una mala información y los Padres de familia vinieron aquí a la Secretaría y les explicamos perfectamente la situación, por lo que algunas madres de familia en presencia del rector generosamente se ofrecieron a colaborar para estar en la portería ayudando a facilitar el ingreso y la salida de sus hijos”, prosiguió Suárez.

La cuota de $20.000

En relación a la cuota de $20.000 que algunas personas también denunciaron que se les está cobrando, el secretario aseguró desconocer el tema pero enfatizó enérgicamente que no es deber de los padres tener que cancelar montos económicos para mitigar los problemas de vigilancia privada, de igual modo no se ha dado directriz alguna por parte de la dependencia para que se cobren estos valores en ninguna institución.

“Nosotros no podemos sustituir la seguridad de los colegios para que se haga algún tipo de actuaciones como estas, ya que nadie está autorizado. Lo único que primó fue la solidaridad por parte los rectores de la institución educativa y el entorno de la escuela que lo conforman los rectores, docentes coordinadores y los orientadores”, concluyó el Secretario.