De nuevo un proyecto que ilusiona a los habitantes de Soacha está en riesgo de estancarse, modificarse o quedar en el tintero. El denominado Tranvía o tren de cercanías no tiene claro el panorama y debido a la falta del cierre financiero, hoy corre el riesgo de tener la misma suerte del Cazucable.


De nada servirán las promesas y anuncios hechos sobre la construcción del tren hacia Soacha, ni mucho menos la firma del acuerdo estratégico de movilidad regional, si no se hace el cierre financiero del proyecto.

Desde el comienzo se aseguró que el tren partiría de la Estación de la Sabana en el centro de Bogotá y llegaría al municipio de Soacha (calle 13 con carrera 13). Sin embargo, ahora las autoridades sostienen que se evalúan modificaciones para conectarlo a futuro con la primera línea del metro en la Avenida Primero de Mayo.

Si bien el departamento de Cundinamarca avanza en el cierre financiero de los trenes ligeros desde Bogotá a Soacha y Facatativá, se encuentra a la espera de recursos del Conpes del Gobierno Nacional y que hacen parte de la financiación de la primera línea del metro.

El secretario de Movilidad de Cundinamarca, Andrés Díaz, contó a Caracol Radio, que en lo que corresponde al tranvía de Soacha, se está evaluando una posible modificación al trazado, que permita conectarlo con el metro y aumentar la demanda en el sur de Bogotá.

“Inicialmente el tren iba desde Soacha a la Estación de la Sabana, en el centro de Bogotá, pero ahora iría desde el centro de este municipio hasta la primera línea del metro que se conectaría en la Avenida Primero de Mayo”, explicó.

En lo que tiene que ver con la línea férrea de occidente y hasta el municipio de Facatativá, el funcionario manifestó que ésta sí llegaría hasta el centro de la capital del país, conectándose con el metro en la carrera Décima con calle 22 aproximadamente.

“Lo que viene ahora es la aprobación de riesgos y luego el Conpes de financiación, la garantía de recursos para iniciar el proceso de licitación. Tenemos una restricción en este momento y es la Ley de Garantías, lo que hace que el cronograma no sea tan ágil como quisiéramos”, señaló.

Díaz dijo que los dos trenes costarían alrededor de cuatro billones de pesos. Allí el Gobierno Nacional financiaría el 70 por ciento, incluyendo recursos garantizados del Conpes de 2010; y el departamento el 30 por ciento restante.