Al no alcanzar la mayoría necesaria para su aprobación y luego de cumplir su tercer debate en la Cámara de Representantes, hoy se hundió el proyecto de ley que buscaba convocar un referendo para castigar con cadena perpetua a los violadores de niños.


14 congresistas votaron a favor de archivar el proyecto mientras que 10 lo hicieron en contra. El proyecto se hundió luego de varias discusiones en las que se evidenciaron inconveniencias e inexactitudes en su texto, además del desacuerdo que manifestaron algunos líderes de los principales partidos políticos como el mismo presidente del Partido Conservador, José Darío Salazar.

Aunque la senadora Gilma Jiménez manifestó que buscará ante la Registraduría Nacional una consulta popular, hay que recordar que recientemente la Fiscal General Viviane Morales había calificado la iniciativa como innecesaria y el procurador Alejandro Ordoñez se había pronunciado en contra.